San Fabián: femicida de adulta mayor Raúl Blu Huepe, es condenado a 10 años por homicidio

La tarde de este viernes 22 de enero, el Tribunal Oral en lo Penal de Chillán, sentenció a 10 años de presidio al femicida Raúl Blu Huepe, quien la noche del 26 al 27 de abril del año 2019, le arrebató la vida a Ruth Silva Hassel de 67 años de edad, en la localidad de San Fabián de Alico.

El juicio a cargo de la fiscal Claudia Zárate Rojas, se desarrolló durante seis jornadas en la ciudad de Chillán, determinando como veredicto la condena de 10 años para el femicida Raúl Blu como autor del delito de homicidio.

Fotografía: @ Chillán Viejo Chile

El hecho ocurrió en el sector rural de Los Puquios, ubicado a 13 kilómetros de San Fabian de Alico en el hogar de la mujer adulta mayor, lugar en el cual la víctima y el femicida, quien era su cuñado, se encontraban compartiendo, previo al ataque de violencia machista.

Las evidencias recopiladas y los peritajes para el proceso determinaron la autoría de Blu, quien fue la última persona que estuvo con Rut Silva, a quien atacó con un objeto contundente, provocándole un traumatismo encéfalo craneano, que resultó posteriormente en la muerte de la mujer.

Durante los peritajes se logró establecer que una huella plantar encontrada en el lugar del suceso correspondía al calzado del femicida, de igual manera los restos de ADN encontrados en el sitio corresponden al condenado.

Cabe destacar nuevamente que la tipificación de homicidio, no considera motor de los hechos la violencia patriarcal como lo hace en la tipificación de femicidio, la cual sigue siendo tremendamente limitada e inalcanzable para miles de mujeres víctimas de la violencia patriarcal.-

Inaceptable: Fiscalía de La Calera llevará a juicio a 5 activistas del movimiento Justicia por Nicole

Por La Zarzamora

Hace pocos días se hizo pública la repudiable determinación de la Fiscalía de la Calera, de llevar a juicio oral a 5 compañeras que participaron en la toma de la Fiscalía de Quillota, acción que justamente buscaba interpelar a dicha institución, ante su inoperancia durante 3 años, en el caso del crimen de lesboodio de Nicole Saavedra.

Desde las colectivas feministas y transfeministas han repudiado el hecho, denunciando que existe una criminalización de la lucha por justicia que durante tres años tuvo que llevar a cabo María Bahamondes (prima de Nicole) junto a diferentes colectivas, debido a las nulas respuestas en el proceso investigativo del lesbicidio de Nicole.

El llamado es a luchar por la absolución de las cinco.

Las compañeras imputadas, entre ellas María Bahamondes, prima de Nicole Saavedra, arriesgan hasta 3 años de presidio más una multa de 11 UTM, bajo la acusación de desordenes y daños calificados durante la toma de la fiscalía de Quillota.

Sin embargo los registros de las/les manifestantes que ingresaron junto a María al edificio público, muestran que la brutalidad con la que ingresó fuerzas especiales a reprimir la acción pacífica, sería la causante de los daños inmobiliarios, como se aprecia a continuación:

Cabe destacar que luego de esta acción, recién hubo resultados concretos en la investigación dando con el principal sospechoso del crimen de lesboodio, el asesino y violador Víctor Pulgar, quien se encontraba cumpliendo condena por violación a una menor, hecho posterior al asesinato de Nicole.

Así mismo, este tendría vinculación con otro crimen de lesboodio, el de María Pía Castro, ocurrido en la misma zona, el año 2008 (previo al de Nicole). Ante esto colectivas feministas exigen la reapertura del caso que fue cerrado el año 2017.

La preparación del juicio oral en contra de las/les compañeras/es de Justicia por Nicole, quedó fijada para el día 14 de Enero del 2021, día en el cual nuevamente enfrentarán el accionar de la Justicia Patriarcal.

Desde la página Justicia por Nicole se encuentran difundiendo diversas muestras de apoyo, entre ellas difunden la siguiente carta abierta de apoyo a las activistas a la que puedes adherir:

https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLScZ6MQ0UD726KWfyJ0WKaiqzMtibFHYg5elZMzdzIa3gImOxA/viewform

Justicia para Julia. Femicidio, Violencia y Discriminación en Coyhaique

Por Círculo de mujeres, Puerto Ibañez, XI Región de Aysén.

El pasado 1 de octubre nos despertamos con la lamentable noticia del femicidio de una de nuestras compañeras.
Julia Aluen Mansilla Vargas, tenía 21 años de edad: fue violada y cruelmente asesinada por su primo Cristián Fabián Díaz Vargas, de 42 años. En su casa en la ciudad de Coyhaique.
La madre y el padre de Julia son sordos, lo que dificultó que las primeras diligencias del caso se realizaran eficazmente ya que, en el hospital regional, en el SML ni en el Tribunal de Justicia de Coyhaique se cuenta con intérpretes de lengua de señas para escuchar los testimonios de las víctimas, por lo que para la madre y el padre de julia fue casi imposible poder recibir información veraz sobre la investigación en el asesinato de su hija.
El lunes 5 de octubre el juzgado de garantía de Coyhaique decreto la prisión preventiva en la cárcel de Coyhaique por violación con femicidio y dio un plazo de Investigación de 6 meses.
Como es costumbre el abogado defensor dijo que el acto sexual había sido consensuado, que Julia habría ido voluntariamente a la casa del femicida a ingerir bebidas alcohólicas y que en su cuerpa no presentaba indicios de haber sido abusada.

Como mujeres organizadas y conscientes no podemos ni queremos seguir permitiendo que todo esto siga sucediendo, cada día nos violan, nos maltratan, nos abusan, nos acosan, nos matan. No le creemos ni le creeremos jamás a un sicópata femicida, quien luego de quitarte la vida con 72 puñaladas con una violencia desgarradora y habiendo señales de violencia sexual, apela falsamente a una relación sexual consentida.

No creemos en una defensa que históricamente ha encubierto, respaldado y normalizado la violencia hacia las mujeres, quienes ahora intentan defender a quien no tuvo reparos en masacrar a Julia.
Hoy día Vemos con indignación como nos siguen matando y abusando de nuestras cuerpas.
¿Cuantas más asesinaran para que el Estado Chileno legisle en favor de nosotras?
Solo nos tenemos las unas a las otras y de eso ya nos dimos cuenta hace rato, sabemos que, organizándonos, movilizándonos y visibilizando la violencia de género hemos conseguido objetivos, lentos, pero ahí vamos y gracias a esto no nos callaran más.
Hoy estamos aquí por todas y todes los que ya no están, gritando fuerte y claro #justicia para julia.

No hay defensa que legitime los actos de tu femicida que hicieron callar tu voz y apagar tus sueños:
Un homicidio simple no tendrá cabida en la nueva historia que estamos entre todes pintando de color morado, historia escrita con sangre con dolor y con Esperanza de que todo esto tiene que cambiar.

Seguiremos en pie en el nombre de todes les compañeres a quienes les callaron su voz.

¡Gritamos fuerte JUSTICIA PARA JULIA!!
¡SI HUBO FEMICIDIO!!
#JusticiaparaJulia

Detenidas denuncian revisión indebida por parte Carabineros a INDH.

Por: La Zarzamora

Fotografía: Claudia Monasterio

#TEMUCO_WALLMAPU

En el marco de la conmemoración del 11 de septiembre, a 47 años del golpe cívico militar, en un acto organizado por Aces Araucanía y Agrupación de Ex Presos Políticos Región de la Araucanía, Carabineros, nuevamente frustró la libre manifestación, llevando a cabo la detención de 5 compañeres participantes, Gerson Concha, Rocio Mora, Ilse Honorato, Fernanda Mora, Ximena Aguilera, por los delitos de desordenes, oponerse a Carabineros y daños.

Se debe destacar de esta detención, el reiterado actuar de carabineros y su proceder a la hora de las revisiones, destacadas por parte del Abogado Marco Rabanal del INDH Araucanía, quien comenta a #zarzamora:

“Se espera conversar con tranquilidad y avanzar en el relato para contemplar la posibilidad de presentar alguna acción judicial al respecto, ya que de acuerdo al relato planteado, estimamos que es posible construirla. Nos preocupa que se estarían repitiendo conductas en relación a la forma de revisión de las detenidas, conductas que ya han sido reprochadas por la corte de apelaciones de Temuco, en el sentido de que no pueden obligar a las detenidas a desprenderse de sus vestimentas y nos preocupa que se esté repitiendo, por cuanto es un incumplimiento in fraganti y estimamos que se debe avanzar en la no repetición de esas conductas”.

Como podemos observar, el actuar de Carabineros y sus prácticas dentro de sus recintos de detención siguen siendo objeto de cuestionamiento por parte de la ciudadanía y los poderes judiciales que omiten castigos o sanciones a las y los funcionarios que infringen todo protocolo a la hora de llevar a cabo las detenciones de ciudadanxs.

Las personas detenidas quedarán en libertad, apercibidos por el articulo 26 del código procesal penal, es decir, serán citados a declarar.

A hora de finalizar esta nota, las y el compañero seguían aún, dentro de las dependencias de la 2da comisaria de Carabineros de Temuco.

Carta Abierta a psicólogos y psicologas: Niñxs bajo la infame sombra de un Hogar de “protección” del Sename en Hualpén.

Por: Colectivo Notros, Grupo de Investigación, Acción y Reflexión en Comunidades.

El saber psicológico debe ponerse al servicio de una sociedad

donde el bienestar de los menos no se asiente sobre el malestar de los más,
donde la realización de los unos no requiera la negación de los otros,
donde el interés de los pocos no exija la deshumanización”

Ignacio Martín Baró (1989)

Hace un mes, la Defensoría de la Niñez hizo pública una querella por violación, abuso sexual agravado y explotación sexual infantil, en contra de Evelyn Oñate Caamaño, directora del hogar de menores “Nido Concepción”, ubicado en la comuna de Hualpén, Región del Bío Bío. En el hecho imputado –según notas de prensa-, una niña de 8 años y su hermano de 6, habrían sufrido violencia sexual y torturas por parte de supuestos “donantes” a cambio de “aportes monetarios”. Entre otros tormentos, lxs niñxs debían dormir a la intemperie y en ocasiones les era negado el alimento.

La principal responsable de estos hechos de acuerdo a la querella interpuesta, es psicóloga. Es decir, estos hechos no sólo nos interpelan humanamente, sino que también desde una mirada profesional. Nos parece gravísimo que una profesional, amparada en su título y cargo, pudiese haber ejercido actos que constituyen una violación a los derechos humanos, lo que, como Colectivo Notros, nos ha hecho reflexionar acerca del lugar que ha ocupado esta denuncia en términos de nuestro colectivo profesional.

El caso de los pequeños hermanos no sería el único. Madres de niños y niñas ingresados al hogar sureño han realizado diversas manifestaciones acusando la desaparición de sus hijos e hijas. De acuerdo con sus relatos, Evelyn Oñate y otras funcionarias del recinto, les han impedido sistemáticamente visitar a sus hijos e hijas, negándoles además todo tipo de información, incluso no existirían antecedentes de lxs niñxs en el Registro Civil. Ya suman 11 niños y niñas de quienes se desconoce su paradero.

Estos hechos siguen y suman, profundizando la crisis de la institucionalidad de la infancia en nuestro país, dejando en evidencia la necesaria y urgente transformación de la institucionalidad que supone velar por los derechos y protección de las infancias. Sename se ha convertido en una entidad en la que se ha ido desdibujando su principal misión -resguardar los derechos de niños, niñas y adolescentes- a partir de una lógica de tercerización y precarización de “servicios”, lo que muchas veces resulta en una profundización de daños y produce mayores brechas de desigualdad vital.

Como Colectivo Nosotros, consideramos urgente que la comunidad profesional y particularmente las Escuelas de Psicología y organizaciones gremiales, nos interroguemos sobre la relevancia que presenta la dimensión ética, política y moral. Particularmente, pensamos que se hace cada vez más necesaria la incorporación de una formación en derechos humanos en los curriculums de los profesionales de las ciencias sociales. Lo que sumado a una reflexión crítica y permanente, tanto a nivel teórico como práctico, permitirá cuestionar y prevenir la reproducción de lógicas abusivas, violentas y cómplices frente a las problemáticas con las que trabajamos.

El saber psicológico, según nos explicaba el académico Ignacio Martín Baró, “debe ponerse al servicio de una sociedad donde el bienestar de los menos, no se asiente sobre el malestar de los más, donde la realización de los unos no requiera la negación de los otros, donde el interés de los pocos no exija la deshumanización”. Estas palabras confieren sentido a la discusión de temáticas graves que están aconteciendo en este devenir actual tan problemático y complejo del Chile actual, y que se ha visto claramente evidenciado en las demandas sociales que se declararon con fuerza en el Estallido Social y actualmente en la crisis sanitaria, donde podemos reconocer que el refuerzo cultural de prácticas individualistas y mercantiles han cosificado y banalizado todo, incluso la vida.

Si bien se conoce que la pobreza, la exclusión, el abandono y la violencia tanto física como sexual, lamentablemente no son prácticas nuevas. Pareciera ser que, como sociedad y, particularmente, como instituciones encargadas de la formación de profesionales, hemos postergado, negado, minimizado e, incluso, invisibilizado el maltrato grave hacia niños y niñas. Creemos que este silencio no tiene justificación.

Más que nunca se necesitan profesionales a la altura de estas circunstancias, comprometidos con la protección de los derechos humanos y de la infancia, así como dispuestos a estar al servicio de las necesidades que demanden las comunidades. Basta de silencio y complicidad.

Colectivo Notros
Grupo de Investigación, Acción y Reflexión en Comunidades

Aumentan a 11 los casos de niñas y niños desaparecidos en Hogar Nido!

Por La Zarzamora

Foto portada: Rosy Sáez

■ La respuesta del gobierno: 3 detenidas en la movilización semanal de las madres que luchan por recuperar a sus hijas e hijos.

Este lunes 25 de Mayo, nuevamente se desarrolló una jornada de movilización por la búsqueda de niñas y niños desaparecidos en el Hogar Nido de Hualpén (colaborador del SENAME) denunciado y cerrado tras salir a la luz el escándalo de explotación sexual de niños, facilitada por Evelin Oñate, ex directora del establecimiento.

La concentración comenzó en Plaza Tribunales, lugar en el cual madres y familiares de las niñas y niños desaparecidos, denunciaron nuevamente las irregularidades en los procesos de adopción llevados a cabo en el cuestionado hogar, procesos que terminaron separándolas completamente de sus hijas e hijos.

Conversamos con Cinthya Carrasco Villegas, vocera de las familias, quién nos comentó los avances en el caso:

Yo creo que con todas las pruebas que se ha logrado obtener, es más que suficiente. Ellos necesitan respuestas y necesitan respuestas ya, y concretas. No por medio de mensajes o por twiter o por facebook no! Quieren presencia y respuestas concretas por sus hijos”

Cinthya Carrasco Villegas

Así mismo Cinthya se refirió al aumento en los casos de niñas y niños desaparecidos en dicho hogar:

El registro que llevamos nosotras ahora, hasta el momento son 11 niños”

Cinthya Carrasco Villegas

Luego de mantenerse en el lugar las y los manifestantes avanzaron por Barros Arana hacia Plaza Leftraru, donde se detuvieron nuevamente, para gritar y mostrar las pancartas con los rostros de sus hijas e hijos.

Posteriormente madres y familiares llegaron a la Gobernación Regional del Bío Bío, donde fueron fuertemente reprimidas por Fuerzas Especiales.

Producto de la represión resultaron 3 mujeres detenidas, quienes fueron trasladadas a la 1a comisaría de Concepción, donde premanecieron hasta aproximadamente las 4 de la tarde, hora en que salieron en libertad.-

Registro de Rosy Sáez

Caso Yiny Sandoval: Femicida Claudio Tolosa declarado culpable de homicidio simple e incendio con resultado de muerte

Esta mañana en el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, el femicida de Yiny Sandoval e infanticida de sus 3 hijos, fue declarado culpable bajo los cargos de homicidio simple e incendio con resultado de muerte.

Luego de más de 3 años de la incansable lucha de Alda Reyes (madre de Yiny) y dos meses de juicio, el Tribunal de Temuco calificó como culpable al femicida Claudio Tolosa, quién el año 2016 asesinó a Yiny Sandoval en su casa de la población San Antonio, para luego prenderle fuego al la vivienda donde también se encontraban durmiendo Daniel, Valentín e Ignacio, quienes perdieron la vida a causa del incendio.

Fotografía: facebook Justicia para Florencia

Las profundas inconsistencias en el relato, asi como los datos de geolocalización del celular del femicida, dejaron en evidencia lo que la familia y las organizaciones feministas han denunciado durante este largo proceso, Tolosa era culpable de las 4 muertes.

Sin embargo, nuevamente la justicia chilena, bajo conservadores y deficientes parámetros, no calificó el hecho como Femicidio, confrontándonos otra vez a los criterios de jueces y equipos legales que se alejan bastante de las exigencias y necesidades de millones de mujeres que exigen justicia y el fin de la violencia patriarcal.

Fotografía: facebook Justicia para Florencia

La lectura de la sentencia que condenará al femicida CLAUDIO TOLOSA quedó fijada para el próximo 29 de Febrero, a las 11:30 hrs. quien se encuentra arriesgando una condena de presidio perpetuo calificado.

A la salida del Tribunal Alda Reyes manifestó sus emociones y agradecimiento a quienes han acompañado su lucha:

Esta lucha de tres años yo no la he dado sola, esta lucha ha sido junto a los abogados Alejandro Guzmán a Felipe Romero y su equipo…También agradecer a la red de apoyo que se formó, de mujeres quienes han estado desde el principio en las marchas, en velatones, en llegar a esta justicia. Agradecer porque yo nunca estuve sola. Agradecer a Niuna Menos Chile, a la Red Chilena contra la violencia hacia la Mujer, a la Coordinadora 19 de Diciembre, a la Coordinadora 8 M, A las mujeres del Gulumapu de Temuco…. a la señora Andrea Parra, que me ha ayudado en esta lucha.

Acá les dejamos el registro de La Zarzamora a las afueras del Tribunal.

ALARMANTE: PRESAS DE LA CÁRCEL DE PUERTO MONTT DENUNCIAN HOSTIGAMIENTOS Y VULNERACIONES

Por La Zarzamora
Foto: El Desconcierto

Alarmante es la situación de las presas del módulo 76 de la Cárcel de Puerto Montt, quienes se encuentran denunciando las terribles e indignas condiciones en las cuales les mantiene gendarmería, acusan lesbofobia y hostigamientos.

Nuevamente sale a la luz la brutal realidad que deben enfrentar millones de mujeres en las cárceles chilenas. En este caso puntual el Complejo Penitenciario Puerto Montt, ubicado en la ruta 5 sur, camino a Pargua, se ha convertido en escenario de terribles vejámenes, que han llevado a las internas a denunciar públicamente los maltratos, humillaciones, lesbofobia y agresiones de parte del personal de gendarmería. Pese al temor de represalias de parte de lxs carceleros han tomado la desición de romper el silencio.

Una de las denuncias más graves responde a la situación de las presas lesbianas, estas acusan que gendarmería ha puesto énfasis en impedir que desarrollen sus relaciones, siendo constantemente insultadas y discriminadas por el hecho de ser lesbianas, debiendo resistir diariamente el hostigamiento lesboódico de gendarmería.

Las parejas lésbicas de dicho penal se encuentran en estos momentos luchado por lograr que entre el registro civil, ya que el deseo de muchas es poder realizar la unión civil con quienes se han convertido en sus compañeras sexo afectivas dentro del encierro, sin embargo constantemente se les vuelve a negar dicha petición.

Otra grave denuncia de las internas son las condiciones en las cuales deben realizar sus rutinas de aseo personal, en las cuales son observadas constantemente por gendarmes hombres, que tienen acceso directo a las numerosas cámaras que se encuentran dentro de los baños. De esta manera las presas están en constante vigilancia durante situaciones tan intimas como mientras se bañan, defecan u orinan. En otros penales esto ha significado largos procesos de lucha para conseguir divisiones tan mínimas y básicas como una cortina que impida que las internas sean observadas en su aseo íntimo.

Las inundaciones constantes son otro problema que enfrentan las presas cada vez que llueve, debido a que no existe un sistema efectivo de evacuación de las aguas lluvias, de esta manera gran parte de la infraestructura de la cárcel termina bajo el agua, incluyendo el comedor de las internas.

En esta cárcel las presas deben enfrentar 17 horas de encierro, el cual psicológicamente no pueden amortiguar, debido a que no cuentan con ningún tipo de distracción.

En algunos casos incluso gendarmería les ha negado la entrega de vestimenta y enceres básicos para la subsistencia dentro de estos centros, motivo por el cual muchas se han visto en la obligación de mantenerse durante meses con las 3 prendas que pueden ingresar al comienzo del encierro,

En la actualidad existen al menos 3.751 mujeres privadas de libertad la mayoría de ellas son jóvenes de entre 25 y 29 años con bajo compromiso delictual, esto quiere decir que están ahí por delitos no violentos, mayoritariamente por ejercer el microtráfico.

Hacemos un llamado a todas las agrupaciones lésbicas, feministas y de disidencias a difundir, solidarizar y apoyar legalmente a estas internas.

No más lesboodio ni en la cárcel, ni en la calle. Un abrazo fraterno a todas las lesbianas que resisten el encierro del sistema patriarcal.

#Niunamenosenlascárcelestambién

El caso de Catalina Montoya: Las consecuencias de la violencia intrafamiliar cuando es ejercida por un funcionario público

Actualmente en Chile sólo existe una ley relacionada a la violencia patriarcal hacia las mujeres, la ley de VIF (Violencia Intrafamiliar) la cual según datos publicados por la Red Chilena Contra La Violencia Hacia las Mujeres, cuenta con un promedio de 130.000 denuncias al año. Esta ley que cuenta con innumerables falencias y vacíos, se ha convertido en el único instrumento legal para las mujeres que buscan frenar y denunciar los malos tratos y agresiones, no obstante sólo se enfoca en el ámbito doméstico. Denunciar por esta ley fue el camino que tomó Catalina Montoya, quien es una de las muchas mujeres que ha tenido que lidiar con el largo y tedioso proceso legal lo cual se ha visto agudizado debido a que el agresor ejerce un cargo público.

No son pocas las denuncias por VIF (violencia intrafamiliar) que han involucrado a funcionarios públicos como ejecutores de esta. Últimamente han vuelto a resonar nombres como Álvaro Ortiz, alcalde de Concepción, condenado en el 2010 por VIF o Ricardo Fuentes, alcalde de Hualqui denunciado por sus propias hijas de VIF en el año 2012, llamándonos a cuestionar los resultados del proceso legal que se emprende cuando existe una denuncia y una comprobación de esta denuncia, lo cual no ha impedido que estas personas ejerzan cargos de carácter público, sin que el descontrol, agresiones y violencia que han practicado contra sus parejas sea considerado peligroso.

Estamos hablando de hombres que no son capaces de controlar sus impulsos violentos, ni siquiera en un ámbito doméstico, donde suponemos existe un nivel de afecto de por medio. ¿Qué evitaría que estos hombres ejerzan violencia contra otra mujer en su contexto laboral?

EL COMIENZO

Catalina actualmente de 34 años vive en Nacimiento, ciudad a la cual llegó para resguardar su integridad y la de su hija luego de llevar a cabo un largo proceso legal en contra del padre de su hija menor, quien la agredió física y psicológicamente por 4 años.

Catalina conoció a Javier Nicolás Torres Muñoz, luego de una larga relación anterior. Pensando en darse una nueva oportunidad afectiva comienza una relación con este psicólogo de profesión, que duró 4 años y que poco a poco se fué transformando en una terrible experiencia, debido a las constantes humillaciones y maltratos psicológicos que debió enfrentar.

Tuve relación de 4 años con el, una relación intermitente de un constante ir y venir por constantes hechos de violencia psicológicas, sobre todo. El es psicólogo de profesión y también utilizó esos conocimientos para manipular muchas situaciones en mi vida cotidiana, desde la forma en que yo me peinaba o la forma en que yo me vestía. Empecé a sentir que no era suficiente para que él me mostrara a su familia o a sus amigos como pareja”

Catalina Montoya

La situación de vulnerabilidad en la que comienza a sumirse Catalina, se ve agravada cuando queda embarazada por primera vez de Javier, un embarazo que vive en soledad y tristeza, ya que el agresor cuestionó constantemente su paternidad aludiendo a que la joven no era “digna de ser madre de un hijo suyo”. Este embarazo resulta en una dolorosa pérdida, la cual enfrentó con la ayuda de su familia y con la ausencia absoluta del padre del bebé.

Luego de un tiempo, el psicólogo se acerca nuevamente a Catalina mostrandose “profundamente” arrepentido por su actuar anterior, esto convenció a la joven de que podía existir un cambio, por lo cual volvió a vincularse con él. Sin embargo los maltratos no cesaron y fueron cada vez llevándola a un estado de mayor vulnerabilidad. Pronto queda nuevamente embarazada de su hija menor.

Catalina se ve envuelta en una pesadilla en la cual va transformando sus deseos, sus gustos, sus formas de ser, hasta terminar convencida de que su persona no era suficiente para cumplir con las “exigencias” de este “gran señor de la alta alcurnia”, quién no dudaba en proporcionarle insultos y expresiones racistas y clasistas, logrando poco a poco anular y dañar profundamente la autoestima y amor propio de Catalina.

Mi autoestima quedó dañada, entré en una especie de paranoia de no saber si podía llegar a mi casa segura … hay unas palabras que le me dijo en una oportunidad mientras yo estaba con mi hija en brazos, dijo que yo era una negra inferior, una mestiza de mierda, una india ordinaria, que era una sucia, cochina hedionda, entre muchas cosas más. Ahí te das cuenta cuando estas vulnerada, porque yo no sabía que responder en otras circunstancias quizás con otras persona yo me habría sabido defender, pero con el me bloquee y llore, no supe qué hacer”

Catalina Montoya

LA DENUNCIA

Catalina, gracias al apoyo de un amigo gay, había comenzado a cuestionar su estado emocional y de vulneración, conversando con él se da cuenta de que existe una manipulación emocional que la mantiene en constante humillación y debilidad. Al identificar la violencia que sufría, comienza a generar denuncias por la ley de VIF, de las cuales 4 fueron desestimadas, hasta que se materializa finalmente una agresión física que la lleva a realizar la 5a denuncia por maltrato físico ante los Tribunales de Familia de Viña del Mar.

“Yo hice todo lo que me dijeron que tenia que hacer y finalmente el 13 de abril me arroja al suelo, porque le pedí que no ocupara su celular dentro de mi casa, ya que él grababa escondido en mi casa, de hecho fotografías que fueron tomadas de esa manera las subió incluso a una causa proteccional para quitarme a mi hija, alegando que mi casa estaba en mal estado de higiene y cosas así” nos relata la joven. Aquel día Javier luego de la discusión comienza a forcejear con ella, y posteriormente decide empujarla y lanzarla al suelo. Esta situación es observada por una mujer que trabajaba en casa de Catalina, quien se transforma en la testigo que ratifica el hecho, la joven establece que si ella no hubiese visto la situación nuevamente no le habrían creído.

Yo me encontraba en un estado de vulnerabilidad emocional, porque acababa de tener a mi hija que tenia 1 mes y medio aproximadamente, pero las denuncias que yo hacía el mismo tribunal las desestimó, ellos te incitan en campañas públicas a que denuncies, pero esas denuncias llegan a los tribunales y ellos mismos las desestiman o te dicen hagan una terapia de pareja, no como debería ser con las medidas de protección que corresponden para las mujeres, porque desde una agresión verbal hasta una agresión en golpes es muy poco el lapsus que puede suceder”

Catalina Montoya

En esta ocasión Javier Torres, sí es condenado por VIF y obligado a pagar una multa, así mismo el Tribunal otorgó una orden de alejamiento por el lapsus de un año, en el cual el agresor no podría asistir ni al trabajo ni al domicilio de Catalina, pero que sin embargo no le impedía acercarse a la niña. “En esto igual te vulneran a ti, porque dónde va a llegar el a ver a su hija si es una bebe de 1 año y medio… El Tribunal dice, ya perfecto no se puede acercar a usted entonces que la saque de la casa y en eso que la saca de la casa tu no sabes que le ocurrirá a tu hija. Muchas veces una accede a que ellos entren a tu casa, una se deja de lado para que tu hija esté segura”.

EL PROCESO

Para salir de esto una debe darse cuenta de donde esta, a mi me costó mucho darme cuenta que en la relación en la cual yo estaba no era normal, me costó demasiado darme cuenta. Y cuando tomas la desición de salir de ahí se te viene mucho encima, el miedo constante a las represalias, de él y su familia. Luego empieza el tira y afloja con la niña, si eres mala o buena madre, si tienes trabajo estable y cosas asi. No puedes vivir una maternidad tranquila, no siendo juzgada, no teniendo que demostrarle a nadie como eres como mamá”

Catalina Montoya

Durante el largo proceso Catalina emprende un recorrido por gran cantidad de instituciones, es así como comienza un tratamiento psicológico por medio del SERNAMEG, para lograr lidiar con todo el peso emocional que le significó no sólo la relación con este agresor, sino también la exposición constante de su vida maternal a una constante evaluación institucional.

Catalina nos relata que la defensa de Javier Torres, comienza una seguidilla de apelaciones para anular la condena por VIF dictada por el Tribunal de Familia.

Según Catalina, cada una de estas apelaciones significa una espera de 4 meses aproximadamente, que finalmente pueden variar las condenas y medidas de protección con las cuales busca estar a salvo. Es así como la defensa del agresor presenta un recurso de protección para acceder a visitas para ver a la pequeña hija que tienen en común, hecho que ha nuevamente expuesto a Catalina a estar en contacto con su victimario, por lo cual decide abandonar su familia y amigos en Valparaíso para radicarse en la ciudad de Nacimiento donde actualmente busca tranquilidad.

Yo donde me vaya tengo que darle mi dirección porque tenemos una hija en común, para que el pueda ir a visitarla lo cual es un vacío legal enorme, es agotador, en la misma página de fiscalía dice que tu puedes tomar medidas de autoprotección como cambiarte de domicilio de región, no decirle al agresor donde estas, pero eso cambia cuando hay un hijo. yo lo único que espero es que la justicia me proteja y proteja a mi hija”

Catalina Montoya

Otro hecho grave que afectó profundamente a Catalina, fué la exposición pública de su hija por medio de diversos videos generados por Javier Torres, en los cuales hacía alusión a los “obstáculos” que le impiden ver a su hija, videos en los cuales se dirige a la menor directamente con su nombre y en los cuales se muestra como una “víctima” de las consecuencias legales de su propio actuar, “Osea si eres psicólogo, ¿cómo no vas a resguardar la salud psicológica de tu hija? eso no es legislado por nadie. He ido a la PDI, a la OPD a presentar estas situaciones y ¿de qué manera yo protejo a mi hija si él la expone públicamente a eso? lo único que me responden es que ese material no lo ven aca”

PROCESO ADULTOCÉNTRICO

Estos procesos legales son fuertemente cuestionados por las víctimas de violencia patriarcal, es entonces cuando aparece un nuevo tipo de agresión que responde a lo que la Red Chilena Contra la Violencia Hacia la Mujer define como “Violencia Institucional”:

La Violencia Institucional, corresponde a las manifestaciones de violencia patriarcal al interior de instituciones, tanto públicas como privadas. El Estado y sus aparatos son unos de los principales productores y reproductores de este tipo de violencia. El poder Judicial, Legislativo y Ejecutivo, son sostenedores de políticas públicas deficientes, del no reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres y de un actuar negligente cuando se trata de garantizar vidas libres de violencia para mujeres y niñas”

Red Chilena Contra la Violencia Hacia Mujeres y Niñas

Precisamente en este punto Catalina se detiene a reflexionar sobre el poco cuidado que existe en estos procesos legales en relación a la integridad física y psicológica de los menores, quienes se ven expuestos a visitas establecidas por los tribunales, sin considerar el riesgo que significa que un agresor esté al cuidado de una niña, niño, o niñe, cuando en muchos de los casos, incluso no existe un vínculo de afecto de por medio.

La joven siente que hay mayor preocupación por las personas adultas, que por los menores y define el proceso como adultocéntrico: “Por ejemplo entregando a una menor a un hombre que no conoce con el cual no tiene un vínculo, estar 7 horas con alguien desconocido, obligando a que genere este vínculo de un dia para otro… recuerdo que un juez del Tribunal de Familia de Viña del Mar me dijo que solo bastaban dos fines de semanas para que este vinculo se generara!

Frente a este punto Catalina opta por interponer otra medida de protección, con la cual busca que Javier pueda ver a la niña en otro lugar, que no sea su casa, pero luego de un tratamiento psicológico que demuestre que este hombre está habilitado para estar a cargo de una menor, sin embargo el condenado rechaza someterse a estos peritajes estableciendo que él “no tiene problemas psicológicos y que no realizará ninguna terapia”.

LAS INFLUENCIAS DE LOS CARGOS PÚBLICOS

Javier Torres, quién agredió física y psicológicamente a Catalina durante 4 años, ejerce como psicólogo laboral en el Hospital de Curacaví, esto no tendría importancia si es que las instituciones públicas en las cuales trabajan agresores, tomaran medidas frente al peligro que significa tener ejecutores de violencia machista trabajando en sus dependencias.

Pero la violencia machista está lejos de considerarse agravante por las autoridades institucionales. Curioso resulta en este caso, un oficio presentado en una audiencia por el Hospital de Curacaví y firmado por el propio director de dicho establecimiento Francisco Muñoz, en el cual no solo respalda profesionalmente al agresor,sino que también alude a una visita de Catalina al Hospital, cuando está luego de haber perdido a su primer hijo con el condenado se le acerca en busca de explicaciones ante su vergonzoso actuar, durante la cual no se genera ningún tipo de violencia.

Este irresponsable acto deslegitima profundamente a dicho Hospital, que bajo el mando de (suponemos) “profesionales competentes”, se arriesga a establecer dicho respaldo, sin esperar una respuesta legal contundente que compruebe o desestime las acciones que llevaron al individuo en cuestión a ser denunciado ante la justicia.

Actualmente Javier Torres, condenado por Violencia Familiar, se mantiene en su puesto de trabajo, pese a que los hechos concretos establecen en él un perfil violento, racista y clasista, que sin embargo para dicho Hospital no significan un impedimento para que el agresor continúe en contacto directo con cientos de personas que acuden ahí en busca de trabajo.

El MENSAJE DE CATALINA

Catalina busca difundir su caso para así llegar a muchas más mujeres que están viviendo situaciones similares. Su fortaleza es la prueba de que todas y todes son capaces de salir y poner fin a las relaciones que nos mantienen en sumisión a partir del amor romántico y la heterosexualidad obligatoria, que tanto daño ha hecho a las mujeres durante la historia.

Para las mujeres que están en mi misma situación primero les digo que si se atreven a denunciar, no tengan miedo de hacerlo, porque es un proceso cansador en lo psicológico sobre todo y en lo emocional, pero tienen que seguir hasta el final. Si hacen una denuncia no la quiten que no lleguen a una “solución colaborativa” con sus agresores, lleguen hasta el final. Si no logran comprobar que han sido maltratadas, eso no quiere decir que esas personas no hayan sido agresivas con ustedes, porque no siempre logran demostrarlo. Protéjanse, creen una red de apoyo, porque quizás nadie va a hacerte recobrar tu autoestima, pero sí el saber que se ha hecho justicia, calma tu dolor”

Catalina Montoya

Catalina también quiso enviar un mensaje a todas las mujeres que por trabajo asumen las defensas de agresores y femicidas: “A las abogadas de estos hombres les digo todas somos mujeres, yo no puedo lograr entender como hay mujeres que empaticen con este tipo de agresores, yo comprendo que es una profesión y que todos trabajan por dinero pero tienen que tener ética”.-

Reportaje: EL FEMICIDIO DE ISIDORA GONZALEZ ROJAS. UN LARGO CAMINO CONTRA LA IMPUNIDAD [Actualizado]

Por Ñarki Kurru

El Jueves 4 de Octubre del 2018, el territorio del Bío Bío se sorprendía con una noticia inusual: por primera vez un FEMICIDA: Guillermo Atenas Cornejo, juzgado bajo las concepciones y paradigmas de la justicia patriarcal, era sentenciado a cadena perpetua calificada, por el crimen misógino de Isidora Gonzalez Rojas, a quien sus cercanos llamaban Dorito.

Sin embargo, la estructura patriarcal no soportaría tal insusual ética en la justicia y revertiría la condena en el mes de Diciembre, luego de que la defensa del femicida en cabezada por la abogada Maylene Muñoz presentara un recurso de nulidad acogido por la Corte Suprema, lo que dió como resultado que Atenas quedara finalmente condenado por HOMICIDIO SIMPLE.

Foto: Justicia para Dorito

El siguiente reportaje, publicado en su versión original en Periódica La Espora n°1, describe el largo camino que vivió la familia, su madre, su hermana, las amistades y entorno cercano de Isidora, en la búsqueda de justicia.

Cómo fueron los hechos, las características del caso y como este refleja la realidad de un sistema de dominación, que afecta no sólo a las mujeres heterosexuales, sino también a lesbianas, trans, travestis, intersex, no binaries y a todos los seres vivos que habitamos el planeta.

LA DESAPARICIÓN DE DORITO

Dorito tenía 23 años de edad. Hace algunos años atrás había conocido el punk y las canciones de Eskorbuto, acompañaron parte de ese trayecto, en el cual conoció a una gran cantidad de personas, con quienes compartió tokatas y “carretes”, principalmente en el puerto de Talcahuano. Ahí en los cerros del puerto, vivió festejos, alegrias, amores, tristezas y violencias.

Aquel año (2017), emprendió viaje hacia el norte, donde recorrió algunas ciudades, para luego a mediados del mismo año, volver camino hacia el sur. En este regreso, es cuando Isidora se detiene en Melipilla, lugar donde se acenta el último tiempo.

Dorito mantenía comunicación constante con sus amigas y principalmente con su hermana menor, con quien hablaba varias veces durante la semana, compartiéndole novedades de su viaje, vivencias y también sus relaciones. De este modo logran enterarse que la joven había conocido a un hombre llamado “Atenas”, con el cual había comenzado a generar un vínculo de “dependencia afectiva” el último tiempo ( aproximadamente 3 semanas).

El 28 de Julio del mismo año, comienza la preocupación en su familia, a partir de una publicación que Isidora realiza en su facebook personal, en la cual denuncia haber sufrido agresiones físicas, por parte de “Atenas”. Luego de este hecho, la situación empeoraría hasta llegar a niveles de violencia inimaginables.

La comunicación cesó definitivamente, y la desesperación de no saber su paradero, provoca que la familia interponga una denuncia por presunta desgracia en Concepción, a partir de ese momento se inicia su búsqueda.

No obstante, la investigación más exhaustiva, es realizada por sus mejores amigas y hermana, quienes comienzan a contactarse por medio de las redes sociales, con diferentes personas que compartían con Dorito en Melipilla, logrando ir encajando lentamente las piezas de un puzzle, que aún no se logra armar completamente.

El día 7 de Septiembre, aparece en algunos medios de comunicación, la terrible noticia del hallazgo de un cuerpo de mujer a orillas de un canal, en el fundo Camarena de Melipilla. El cuerpo se encontraba con un alto grado de descomposición y fragmentado, por lo cual las policias publican la fotografía de un tatuaje de golondrina (que aún se preservaba intacto en uno de sus brazos) para facilitar su identificación.

Al leer y compartir dicha publicación, quienes conocían a Isidora, identificaron el tatuaje… se trataba de Dorito y para la familia solo faltaba comprobarlo por medio de los exámenes de ADN.

Ese mismo día, sus amigas organizan la primera velatón por Dorito, en Plaza Perú de Concepción, lugar que frecuentaba “Isi”.

Finalmente, luego de aproximadamente diez dias de tramitaciones, el 16 de Septiembre, el cuerpo de Isidora llega a Concepción, en donde su familia realiza un íntimo velorio, para luego el día siguiente, despedirla junto a sus amistades en el Parque del Recuerdo de San Pedro de la Paz.

LA BÚSQUEDA DE ATENAS

En medio de la conmoción por la noticia y de los dolorosos trámites, las amigas de Dorito comenzaron una improvisada “campaña” para dar con el paradero del primer sospechoso, su pareja y agresor, Guillermo Atenas. Es así como se comienza a difundir por facebook la fotografía del principal sospechoso, con la intención de encontrarlo.

Poco a poco comienzan a aparecer diferentes datos, hasta que un anónimo denuncia que Atenas habría viajado en dirección a Angol, en el mismo bus que él.

Ese mismo día, Atenas fue detenido, según medios que cubrieron la noticia, en “casa de unos conocidos”, donde llegó huyendo del cerco policial. Durante la detención, se corroboró que este también mantenía antecedentes por robo con intimidación, hurto y lesiones, lo cual agilizó los trámites de traslado a la Región Metropolitana, hasta su próxima formalización.

LA BÚSQUEDA DE JUSTICIA

La espera por obtener respuestas, fue larga y dolorosa. No había mayor información sobre lo sucedido. Los meses pasaban y se hacía imperante mantener presente el caso, para evitar que pasara al olvido, como muchos otros femicidios. Es así, como comiezan a desarrollarse en Concepción una serie de actividades de denuncia y memoria, entre el 2017 y 2018, primeramente por su entorno cercano, para luego ir abarcando cada vez mas apoyo de colectivas feministas y lesbofeministas, que fueron sumando acciones para solidarizar con su madre y familia.

Manifestación por Dorito

El caso también había remecido a nuestras compañeras feministas de Melipilla, quienes ante la aproximación del juicio, realizaron una serie de actividades de visibilización del caso, noticias que llegaban por medio de la página Justicia para Dorito, que se dedicaba a difundir las diferentes actividades que se generaban en su memoria.

De esta manera, se logra organizar en conjunto una jornada de agitación con 4 días de duración, entre las colectivas Violeta fem, 13 Rosas, Colectiva Helena (Melipilla) y colectiva La Zarzamora (Concepción). En esta jornada, que se realizó paralelamente al juicio, se hicieron presentes también las amistades y familia de Dorito.

Cada día comenzaba con volanteos y agitación a las afueras del Tribunal Oral en lo Penal de Melipilla, para culminar con la realización de murales, propaganda, lecturas poéticas, ferias de difusión feminista e intervenciones entre otras actividades, que sin duda dejaron huellas en aquella ciudad.

En este juicio, la familia y el equipo de querellantes, se la jugarían por entero para lograr un fallo coherente con el terrible hecho, teniendo en cuenta la parcialidad de la justicia en casos como el de Nabila Riffo, donde quedó en evidencia que las vulneraciones hacia las mujeres, por más violentas que sean, no son graves para un sistema judicial creado por hombres.

EL JUICIO

El Lunes 20 de Septiembre, en el Tribunal Oral de lo Penal Melipilla, comienza el primer día de juicio, que parte con la declaración de la comisaria que detuvo a Atenas en Angol, quién afirmó que este había confesado la autoría del crimen, durante el trayecto de la ciudad sureña a Melipilla. Desde este minuto, los fuertes detalles comienzan a aparecer consecutivamente.

Esta afirmación en conjunto con las revelaciones de otros testigos y peritos, fueron lentamente dilucidando el hecho. Recordemos que esta confesión era la única hasta el momento, ya que luego de su control de detención Guillermo Atenas se niega rotundamente a dar declaraciones.

Foto: Justicia para Dorito

LOS HECHOS

Guillermo Atenas Cornejo, un solitario adicto a la pasta base, había conocido a Dorito en las calles de Melipilla. Rápidamente comenzaron una violenta relación que llevó a Isidora a convivir con el agresor en una pieza que se encontraba cerca del centro de Melipilla, pieza que era arrendada por la madre de Atenas, quien le aseguraba la existencia a un hombre adulto de 33 años.

Según datos recopilados en conversaciones aledañas al juicio, el femicida mantenía a Isidora en un “estado represivo”, en el cual este determinaba sus tiempos y relaciones de amistad.

Es así como un día indeterminado, por causas que aun desconocemos, Atenas comienzó a golpearla, la Doro hizo lo que pudo con una pequeña manopla, que había comprado para su autodefensa.

No conforme con golpearla brutalmente, Atenas la hiere con un cuchillo, primero en su pecho, y luego continúa con su cuello y el costado de uno de sus pechos, para posteriormente dejárla abandonada sin vida en la pieza que compartían.

Días después (indeterminados) vuelve al lugar del femicidio. Con una sierra secciona la vida, la memoria la existencia, luego la encierra en bolsas, la introduce en la maleta negra, que alejaria las evidencias, el canal haría lo suyo. La lanzó desde el puente…

Las declaraciones se escuchaban con dolor y rabia al otro lado del vidrio que protegia al criminal, quien con indiferencia, escuchaba con total tranquilidad la descripción de sus propias y terribles acciones, relatos que no cabían en nuestras cabezas, pero que para el parecían una historia normalizada y conocida.

Foto: Ojos sin Párpados

LA FRAGMENTACIÓN: Una estrategia patriarcal y especista de aniquilación

Durante el desarrollo del juicio, fuímos conociendo quien era Guillermo Atenas. Nos enteramos entonces de que su último trabajo fue en Ariztía, conocida marca avícola de la industria cárnica, en la cual diariamente son torturadas, mutiladas, electrocutadas y asesinadas millones de aves, siendo una de las empresas más reconocidas, en cuanto al nivel de brutalidad y violencia hacia lxs animales.

Posteriormente, el Psiquiatra del SML Rodrigo Dresdner, quien había tratado a Atenas durante la prisión preventiva, relata sórdidas confesiones de Guillermo Atenas, revelando que este disfrutaba torturando y asesinando animales en un conocido cerro de Melipilla, acción que repitió desde que era estudiante.

Así se dejaba entrever otra característica del caso: LO QUE LE SUCEDIÓ A DORITO, FUÉ RESULTADO DE UN ENTRENAMIENTO CONSTANTE CON EL SUFRIMIENTO DE INNUMERABLES ANIMALES, que padecieron masacrados por el femicida con anterioridad. Efectivamente, Atenas había aprendido lo que hizo a Dorito, haciéndolo antes con animales.

La escritora feminista y defensora de los animales Carol J. Adams, en su libro “La Politica Sexual de la Carne”, nos habla de las opresiones interconectadas entre mujeres y animales. De esta manera sostiene que:

Maltratadores, violadores, asesinos en serie y abusadores sexuales de niños, han victimizado a animales”

Carol J. Adams

La autora establece una relación histórica en la dominación del hombre hacia mujeres y animales, compuesta de tres conceptos fundamentales: OBJETIFICACIÓN, FRAGMENTACIÓN Y CONSUMO.

Carol J. Adams

La primera permite que un opresor vea a otro ser como un objeto, la segunda es el “brutal descuartizamiento” del cuerpo de un ser vivo objetificado y por último el consumo, que es “la aniquilacion de la voluntad, de la identidad separada… A través de la fragmentación, el objeto es separado de su sentido ontológico, y finalmente consumido”

De esta forma, cuando el cuerpo es fragmentado, se busca eliminar la existencia y evidencias de lo que fue. Nos encontramos entonces con un hecho reiterado, consumado en su mayoria por hombres, y con una misma finalidad: la aniquilación.

LA VIOLENCIA EN EL PUNK

El caso de Dorito, nos ha llevado a diferentes cuestionamientos, uno de ellos, es la misoginia existente dentro del punk. Ya son decenas de años desde que la movida punk se instauró como expresión de rebeldia social en estas tierras, siendo muchas mujeres participes de bandas musicales, organizaciones de espacios y de tokatas.

Sin embargo la monopolización del machismo en la “escena”, se ha manifestado desde letras de algunos grupos, hasta la concreción de millones de abusos sexuales y agresiones silenciadas en una red de amiguismos proteccionistas.

En enero de este año (2018) Diana No, baterista y fundadora de la banda punk “Ellas No”, realiza una denuncia pública en la cual describe los abusos de caracter sexual y psicológico que vivó de parte de su compañero de banda en “Por mi Culpa”.

En una entrevista para el Observatorio de Género y Equidad, Diana relata:

En un principio lo normalizaba, pero él se aprovechó de la confianza que le tenía. El abuso sexual durante 10 años no tiene nada que ver con una violación amordazada, son otras lógicas pero el desenlace es el mismo: la dominación. Era mi enemigo pero le resté importancia, porque me costaba ver el abuso y solo veía a una persona deficiente”

Diana No

Cuando identificamos estas violencias, sentimos la necesidad de no callar, de advertir a las jóvenes que están entrando en la movida punk, que este espacio por mas antiautoritario que se autodefina, no responde a lógicas horizontales, perpetrándose en el y bajo el reguardo colectivo, violaciones, agresiones y vulneraciones de todo tipo hacia mujeres y otras corporalidades, que no encajan en la pose “machocore” de los hombres heteropunk.

El Punk surge producto de una opresión social y promueve las relaciones sociales, colectivas y humanas, oprimir a otro en este contexto es brutal. A fin de cuentas, el hombre Punk tampoco se cuestiona sus privilegios y se comporta con las mismas lógicas patriarcales de cualquier otro porque tiene poder”

Diana No

Sin duda, hay mucho más que reflexionar entorno al tema, y tenemos que hacerle frente a esta realidad, lo cual nos lleva a pensar en que la trasecendencia de Dorito, la joven punk de voz dulce y amante de los animales, se vislumbra en el lograr destruir la naturalización de estas prácticas, evitando que otras pasen por estas situaciones, denunciándolas, combatiéndolas, tomándonos el protagonismo, generando espacios punk separatistas y seguros, para llegar a compartir juntas en un pogo libre de machos punks y misoginia.-