Castigo femicida + violencia institucional, lo que queda a las mujeres que no somos de las elites

X Puntada con Hilo

Luciano jaque araneda de 42 años, asesinó en un castigo machista, femicida, a sus dos hijas y luego se suicidó en San Bernardo, R.M. $hile.

Antes había “denunciado” a su ex, la madre de las niñas, Alejandra. Y es que, según él y algunos medios de comunicación: “había puesto una denuncia por abandono de hogar” contra Alejandra.

Pero aunque los varones deseen que “abandonarlos” sea “delito” en $hile, ya no lo es…

Sí es verdad que hasta hace poco, 2005, lo fue. Tal como era delito hasta 1994, el adulterio, que solo se contaba para nosotras (no para ellos). Para ellos era “amancebamiento”. Ellos tenían “mancebas”, o sea convivían con alguien sin estar casados (y eso era todo).

Las leyes las hacen ellos. Y para criminalizarnos cuando puedan y quieran, son inter-clase: los empobrecidos se unen ganosos a los ricachones, para apoyar a congresistas, y que legislen contra las mujeres de todas las clases y territorios…

Aunque ya esa ley maldita para las madres y abuelas, cambió, igualmente a las instituciones, todas masculinas (por más que pongan allí a las mujeres de su agrado), “les vale” hacer cumplir los rastrojos,  que supuestamente, han legislado en contra de “la violencia de género”, como les gusta llamarla. Sabemos que al menor resquicio, ese concepto se vuelve contra nosotras: como es “de género” vale para los agresores también, y las mujeres terminan en las celdas de comisarías porque los agresores las denuncian por “VIF”.

En este caso fue distinto, pero igualmente patriarcal. Los carabineros de $hile no cumplieron un dictamen judicial que ordenaba dejar a las niñas con su madre y el resultado fue que las niñas fueron asesinadas por el agresor.

Dieron de baja a los “pakos” de $hile que no cumplieron la orden. Y -suponemos- ya no trabajarán, al menos oficialmente, y comenzarán a gozar algunos de los beneficios que igual tienen cuando dejan esa institución “de orden y patria”… (¿o tal vez comenzarán a trabajar de guardias, sicarios o en “la oficina”?… En fin, que en $hile, todo es posible).

¡NO HAY “PAREJA” ENTRE ADULTOS Y NIÑAS!

El agresor y femicida infantil tenía 30 cuando “se hizo pareja” de una niña de solo 13, la madre de las niñas que, ahora, mató. Pero eso no es pareja.

Un adulto de 30 años, está abusando de su poder de adulto, de su poder económico, de su poder de hombre, no se está “emparejando” con una niña, pre-adolescente o adolescente. Por 7 años, al menos, eso fue un abuso contra una niña y luego adolescente. Más tarde fue violencia, control y dominio, contra una joven mujer.

VIOLENCIA Y CERO “SORORIDAD” INSTITUCIONAL

Este agresor, se suicidó luego de abusar, agredir y matar, y ha sido victimizado por familiares y por páginas abiertas y masivas, mostrándolo como un “hombre abandonado”. Por su parte, la tevé abierta, hasta el momento parece mayormente silenciar el caso y su características. Y SERNAMEG brilla por su… ¿falta de “sororidad” pública? ¿o cómo llamarle?…

Por otra parte, pese a la generación joven de los familiares que hablaron por el agresor a los medios (un hijo adulto joven y otros hombres), y pese a los talleres “de género” que habrán recibido los reporteros (para justificar políticas públicas “de género”, centradas en el lenguaje), al criminal, lo victimizan a la vez que a su tercera víctima, la madre que sobrevive a sus niñas, la han juzgado… Igual como, probablemente, lo habrán hecho los “agentes de la ley” que desoyeron el dictamen judicial y la voz de la madre.

ESTO ES VIOLENCIA INSTITUCIONAL Y DE LOS MEDIOS

La letra por más que este escrita, no escribe otra realidad para ninguna mujer, menos para quienes no son/somos, parte de las elites. Mujeres de las clases dominantes buscan y saben cómo obligar a varones de su clase a oírlas y “cumplirles”. Para el resto, no hay nada en la sociedad ciudadana que tanto admiran y pronuncian, porque es capitalista, racista y patriarcal. La sororidad, realmente una quimera que si no asume raza, clase y territorio, existe también, solamente, en la letra.

Panguipulli| Cuando la normalidad se vuelve cómplice de un femicidio; En defensa de la memoria de Yenny Ancamilla Collinao

En la madrugada del 3 de noviembre de 2020, en la localidad de Llongahue, comuna de Panguipulli, región de Los Ríos, se consumó el Femicidio número 45 de ese año (1) . Yenny Shirley Ancamilla Collinao, de 26 años, fue asesinada por el padre de su hija (10 años), Alejandro Mauricio Cifuentes Salas, quien la golpeó y apuñaló, al menos 68 veces, huyendo del lugar del crimen, para luego entregarse en el Retén de Carabineros de Coñaripe.

Por Juana Paillalafken

En la actualidad, el imputado está con prisión preventiva, en el Centro Penitenciario Llancahue de Valdivia, puesto que en la audiencia de formalización de la investigación (causa rol 1.291.-2020), el magistrado Felipe Muñoz Hermosilla determinara que Alejandro Cifuentes, de 37 años, representaba un peligro para la seguridad de la sociedad, fijando un plazo de investigación de 120 días.

En lo que sigue, se expondrán algunos apuntes que visibilizan el modo en que la sociedad chilena, y su ciudadanía, se vuelven cómplices de la violencia contra las mujeres; el problema que se busca evidenciar es la normalidad con la que se afrontan estas conductas, hasta el punto de que existan instituciones que salgan en defensa de femicidas, como Alejandro. Lo más preocupante, y peligroso, de esta situación refiere a la vinculación de los intereses comunitarios, públicos, y privados, con la cultura patriarcal.

“El femicidio representa el extremo de un continuum de terror anti-femenino que incluye una amplia variedad de abusos verbales y físicos, tales como violación, tortura, esclavitud sexual (particularmente por prostitución), abuso sexual infantil incestuoso o extra-familiar, golpizas físicas y emocionales, acoso sexual (por teléfono, en las calles, en la oficina, y en el aula), mutilación genital (clitoridectomías, escisión, infibulaciones), operaciones ginecológicas innecesarias (histerectomías gratuitas), heterosexualidad forzada, esterilización forzada, maternidad forzada (por la criminalización de la contracepción y del aborto), psicocirugía, negación de comida para mujeres en algunas culturas, cirugía plástica, y otras mutilaciones en nombre del embellecimiento. Siempre que estas formas de
terrorismo resultan en muerte, ellas se transforman en femicidios.” (Gobierno de Chile, 2016, p.11) (2).

Cuando me puse a revisar las fuentes periodísticas del crimen contra Yenny, hubo dos aspectos que me llamaron mucho la atención; el primero tiene que ver con el hecho de que en su mayoría no daban cuenta del nombre del criminal (3) . El otro suceso que pasa desapercibido, o se asume como normal, es la diferencia de edad en la pareja, cuestión que refleja un patrón claro de machismo, y que “opera como mecanismo social clave para perpetuar la inferiorización y subordinación de las mujeres, en tanto el ejercicio de poder se considera patrimonio genérico de los varones” (CEPAL, UNICEF, pp. 15) (4) . A continuación el enunciado de un medio de comunicación regional, <<Mi Valdivia>>:

“Ambos estaban casados desde el año 2010, “unión de la cual nació una hija de actuales 10 años. Esta relación de pareja estuvo marcada por constantes y habituales agresiones verbales y físicas en contra de la víctima por parte del imputado”. (Imputado por el femicidio de su cónyuge en Panguipulli quedó en prisión preventiva – Mi Valdivia).

¿Acaso les resulta normal que una joven de 16 años contraiga matrimonio con un hombrede 27 años?

“(…) Quién a lo largo de sus años ha manifestado y demostrado ser fiel seguidor de nuestro Club Deportivo Luchador Coñaripe, apoyando en todo momento nuestro plantel e institución y cooperando tanto directa como indirectamente en todos nuestros eventos deportivos y benéficos.
Como asociación nos permitimos hacer llegar a vuestra señoría nuestras impresiones de la persona don Alejandro; señalo que se trata de un hombre muy trabajador, siempre dispuesto a cooperar desinteresadamente en todo aquello cuanto pueda, una persona carismática, muy cercana y preocupada de su familia, un joven de correcto proceder y en general, un hombre íntegro y respetuoso de la moral y las buenas costumbres.”

[Extracto de “Carta de Recomendación emitida por Jessica Soledad Cofré Cofré –Presidenta Club Deportivo Luchador Coñaripe (16/12/2020)”]

Una que ha sufrido de violencia puede reconocer inmediatamente cuando otra mujer está siendo maltratada. De todos los antecedentes que pude recopilar sobre el femicidio de Yenny, hay algunas cosas que quisiera compartir; me reservaré el nombre de las fuentes, pues, hace rato que en Panguipulli se respira un aire belicoso. Aseguro que nadie podrá
negar que Alejandro no dejaba que Yenny pudiese estudiar, trabajar, o juntarse con quien quisiera; las razones son las de siempre: porque tu labor está en la casa, en la familia, y con eso basta… porque en el trabajo siempre hay hombres que no saben comportarse y te pueden molestar…

La ley de Femicidio promulgada en 2010 es parcial, considera como tales sólo los asesinatos de mujeres cometidos por sus parejas o ex parejas. No recoge el sentido real del Femicidio, debido a que lo reduce a las relaciones de familia, desconociendo aquellos asesinatos de mujeres que se cometen en otros ámbitos y que obedecen a las mismas causas: misoginia, sometimiento, opresión, desprecio por la vida de las mujeres, búsqueda
de control de su sexualidad y capacidad reproductiva. Es así como quedan fuera de la ley las mujeres y niñas violadas y asesinadas por conocidos, amigos, desconocidos, clientes y los crímenes de odio a lesbianas. (Registros de femicidios – Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres (nomasviolenciacontramujeres.cl))

Alejandro tenía una orden de alejamiento por violencia intrafamiliar, la que no respetó. Todos los días iba a hostigar a Yenny, se escondía cerca de la casa, o de frentón la encaraba pidiendo disculpas, diciendo que cambiaría. Pero Yenny ya estaba decidida, había logrado tomar consciencia de lo insano de la relación, y el contexto de violencia al cual había estado sometida. Sin embargo, un día en el que se encontraba fuera, participando en actividades educativas en la iglesia, Alejandro llegó a su casa y contó a los padres de Yenny que tenía cáncer terminal, dando cuenta de sus dotes manipuladores. Aun cuando estaba triste por la decisión que su familia le obligó a acatar, ella mantenía las esperanzas de forjar su futuro; de todos modos iría al juicio, esa era la puerta de salida: “tendré que aguantar, porque llegará el juicio, y lo van a tener que echar, y eso va a pasar, y se va a alejar”.

“(…) La institución que suscribe la presente y encontrándose plenamente vigente, acredita conocer a la persona antes individualizada, y da fe de su reconocida calidad moral y buen comportamiento a lo largo de aproximadamente 32 años, cantidad de tiempo que éste y su familia lleva viviendo en la localidad de Coñaripe; también podemos certificar que don
Alejandro es un vecino muy trabajador –últimamente, ejercía labores de transporte de pasajeros de manera independiente-, un hombre siempre dispuesto a cooperar en diversas causas sociales, un ser muy cercano a su familia, y al cual jamás se ha visto involucrado en ningún tipo de embrollo ni altercados.”

[Extracto de “Carta de Recomendación emitida por Sara Cifuentes Leiva –
Presidenta Junta de Vecinos N°5 Entre Lagos de Coñaripe (16/12/2020)”]

La directora del Instituto de la Mujer, Gloria Leal mencionó que “a casi 30 años del Servicio Nacional de la Mujer, la violencia de género no disminuye. Los diagnósticos han sido muchos. Las demandas han sido puestas en todos los espacios. ¿Qué falla?: La institucionalidad, porque las instituciones son débiles y cuenta con bajo presupuesto para actuar”. (Aumento de violencia de género: acuerdan oficios para agilizar proyectos para protección de víctimas y de apoyo – Senado – República de Chile).

Al principio fue todo color de rosas, Alejandro se portó súper bien con el embarazo, pero no mucho después del nacimiento, una mujer llegó a la casa de Yenny y sus padres, para acusar que Alejandro era su pareja, y que tenía otra familia. Ese fue el primer hecho de violencia que sufrió ella, y desde ese momento, no paró hasta que Yenny fue asesinada.

Sobre los femicidios frustrados y consumados en Panguipulli (5) , las siguientes son categorías de análisis que comparten las víctimas:

  1. El aislamiento que puede variar o complementarse, según sea el caso, en
    aislamiento de tipo geográfico y espacial, o en aislamiento de carácter social.
  2. El factor socioeconómico, que comprende los ingresos económicos de las mujeres, su acceso a educación, las personas que dependen de la unidad familiar y la situación habitacional en la cual se encuentre.
  3. La violencia, que puede desarrollarse como psicológica, física, económica y sexual.
  4. El arraigo, que se describe como la dependencia tanto económica como afectiva que han desarrollado las mujeres con el territorio y la espacialidad en la que habitan.
  5. La conciencia sobre la violencia, es decir, su capacidad de detectar que están siendo víctimas de algún o varios tipos de violencia, y la capacidad de tomar decisiones en pro de su bienestar.
  6. La respuesta institucional, que comprende la respuesta que dan los Centros de Salud al problema, las Instituciones Municipales, Carabineros de Chile y el Juzgado en una instancia final.

Recordar: Alejandro tenía una orden de alejamiento por violencia intrafamiliar que no respetó; Yenny estaba siendo asistida por el Centro de la Mujer de Panguipulli, y luego de un proceso intenso, ya tenía conciencia de la violencia que estaba sufriendo.

“En relación al desempeño laboral, puedo destacar en don Alejandro las siguientes cualidades y aptitudes: responsabilidad de horarios, honradez, muy respetuoso con los usuarios, amable y en general, una persona muy educada. Hacer presente que jamás del tiempo que don Alejandro Mauricio Cifuentes Salas prestó servicios a la empresa, recibí reclamo o queja alguna referida a su persona o al cumplimiento de sus funciones”

[Extracto de “Carta de Recomendación emitida por Leonel Gustavo Herrera Valderrama – Dueño de Empresa de Transportes Buses Coñaripe (16/1/2020)”]

Si alguien conoce a una mujer que está sufriendo violencia de género, creo que ahora, con esta situación tan especial y con tanta incertidumbre, tenemos una obligación, si cabe, aún mayor en ayudar a esas mujeres. Darles estrategias para que puedan salir adelante. Porque muchas veces la política pública no puede llegar a ellas. Entonces es importante que la
comunidad esté ahí para apoyarlas y que generemos intervenciones o estrategias que sean más informales (Violencia de género: la pandemia que viven las mujeres en cuarentena – Pontificia Universidad Católica de Chile (uc.cl))

Recuerdo que en el funeral de Yenny había presencia de muchos pastores evangélicos de la zona, que divagaban en nombre de la biblia, buscando de alguna forma aplacar el desconsuelo de la familia, buscando justificaciones en la palabra de Dios. También se hizo presente el alcalde de Panguipulli. Yo pensaba en el resto de mujeres que en estos momentos están siendo víctimas de violencia, y en la pandemia: desde sus inicios, las mujeres que viven en sectores aislados de la comuna, quedaron desamparadas de la protección institucional… por cuestiones protocolares se hicieron inviables las visitas en terreno.

“Certifico: conocer visualmente a don Alejandro Cifuentes Salar, RUT 15.495.829-7, domiciliado en el lugar de Boca Toma, ciudad de Coñaripe, comuna de Panguipulli (…) Es un hombre trabajador independiente realizando fletes y transporte de pasajeros de ida y vuelta a las termas de diferentes sectores. Extiendo el presente certificado a petición de su
señora madre, para ser presentado en los tribunales de justicia correspondientes.”

[Extracto de “Carta de Recomendación emitida por Mario Illesca González –Corporación Iglesias Evangélicas Unión Centros Bíblicos (07/12/2020)”]

Los extractos de Cartas de Recomendación fueron utilizadas por parte de la defensa de Alejandro para extender el plazo de investigación, retrasando el veredicto, y posibilitando encontrar los recovecos para minimizar la sentencia: ¿se hará pasar por loco?, ¿dirá que él es la víctima, que fue en defensa propia?

Un Club Deportivo, una Junta de Vecinos, una Iglesia, y una Empresa: todas instituciones que expresan la falta de consciencia sobre la violencia contra la mujer, que si bien es un problema estructural, social, invitan a cuestionar la capacidad de liderazgo de las instituciones públicas, privadas y comunitarias, que hoy existen en Coñaripe. Si aún le quedan dudas sobre lo peligroso que es ser cómplices de estos actos, ¿de qué modo se puede justificar, o respaldar, que un hombre haya apuñalado 68 veces a la mujer que decía amar?

A través de estas líneas se extiende la invitación a dichas instituciones y organizaciones a que recapaciten y pidan disculpas públicas a la familia de Yenny Ancamilla Collinao.

Ante el desamparo institucional, somos nosotras quienes debemos promover la participación comunitaria, generando redes de apoyo y educación, así como herramientas para visibilizar y contra atacar la cultura machista, patriarcal.


1.- El año 2020 hubo 68 femicidios consumado, según los registros de la Red Chilena Contra la Violencia hacia las Mujeres; en el 2021, ya se registran 10 crímenes de esta índole; siendo el último registrado el 3 de marzo,
y en el que un hombre de 64 años golpeó y violó a una joven, para luego asesinarla y enterrarla en un lugar eriazo (www.nomasviolenciacontramujeres.cl).

2.- Cita extraída de Análisis comparativo: femicidios consumados y frustrados en la comuna de Panguipulli, región de Los Ríos (2008 y 2017) (Gutiérrez González, Valentina; 2018).

3.- Indagan femicidio en Panguipulli: Hombre fue detenido tras matar a su conviviente | RioenLinea; Familia por femicidio de Yenny en Llongahue: «Pedimos no olvidar su nombre,…ella era única» | RedPanguipulli; Femicidio ocurrió esta madrugada en sector Llongahue de Panguipulli – Panguipulli Noticias; Las cifras de violencia contra la mujer en lo que va de 2020 – 24 Horas Data – 24horas; Imputado por el femicidio de su
cónyuge en Panguipulli quedó en prisión preventiva – Mi Valdivia; Amplían detención de detenido por femicidio en Panguipulli: formalización se realizará el viernes (biobiochile.cl)

4.- Cita extraída de Análisis comparativo: femicidios consumados y frustrados en la comuna de Panguipulli, región de Los Ríos (2008 y 2017) (Gutiérrez González, Valentina; 2018).

5.- Cita extraída de Análisis comparativo: femicidios consumados y frustrados en la comuna de Panguipulli, región de Los Ríos (2008 y 2017) (Gutiérrez González, Valentina; 2018).

*Imagen portada Justicia para Yenny

FEMINICIDIO Y FEMICIDIO DESDE LA MIRADA INDÍGENA

Por Paula Alvarado Mamani *, Obra de Portada Roxana Pincheira

Ya se ha mencionado que los términos “feminicidio” y “femicidio” no son sinónimos, pero pareciera que aún existe la dificultad de diferenciarlos. Si bien ambas palabras refieren a los asesinatos de mujeres sólo por su género, tienen un elemento que los diferencia y lo analizamos desde la mirada indígena.En Argentina existe el feminicidio indígena, que se cobra la vida de las mujeres originarias de manera sistemática por luchar en la defensa de sus territorios a la autodeterminación o a la libre determinación de los cuerpos. También esta circunstancia a dado a llamarse como “etnofemicidio” para hacer referencia al asesinato de mujeres indígenas por nuestra condición de mujeres indígenas, y frente a este panorama, desde las mismas mujeres indígenas, empezamos a plantearnos y reconocernos como sujetas femeninas de derechos y como sujetas políticas de derecho.

Nosotras hablamos de Femicidios indígenas, este es un concepto que señala otro tipo de categoría de crímenes contra nosotras, pero que, a diferencia del femicidio, encierra no solo la violencia machista que se encuentra en una sociedad patriarcal, sino que además aparece la violencia racial institucionalizada, es decir es una forma de exterminio elaborada, pergeñada y desarrollada bajo el amparo e impunidad del estado, un genocidio estatal. En este sentido Femicidio es “el asesinato de mujeres como resultado extremo de la violencia de género, que ocurre tanto en el ámbito privado como público y comprende aquellas muertes de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas o familiares, las asesinadas por sus acosadores, agresores sexuales y/o violadores, así como aquellas que trataron de evitar la muerte de otra mujer y quedaron atrapadas en la acción femicida”. Es decir que es la muerte violenta de una mujer cometida por un hombre por el simple hecho de ser mujer, con independencia que ésta se cometa en el ámbito público o privado y que exista o haya existido o no, alguna relación entre agresor y víctima.En cambio, Feminicidio tiene una connotación política que implica la denuncia de la inactividad, con claro incumplimiento de las convenciones internacionales, de los Estados, y utilizando el concepto para denominar al conjunto de hechos que contienen los crímenes y las desapariciones de mujeres cuando concurra, el silencio, la omisión, la negligencia, la inactividad de las autoridades encargadas de prevenir y erradicar estos crímenes.

Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no crea condiciones de seguridad para sus vidas en la comunidad, en el hogar, ni en el lugar de trabajo, en la vía pública o en lugares de ocio. No sólo es el asesinato sino que conlleva otros actos de violencia previa, comprende así toda una progresión de actos violentos que van desde el maltrato emocional, psicológico, los golpes, los insultos, la tortura, la violación, la prostitución, el acoso sexual, el abuso infantil, el infanticidio de niñas, las mutilaciones genitales, la violencia doméstica y toda política que derive en la muerte de las mujeres, tolerada por el Estado.

En cuanto a la práctica conocida como “Chineo”, no es una práctica desconocida y se trata de jóvenes criollos que salen a buscar “chinitas” (indígenas niñas o adolescentes) a las que persiguen y toman sexualmente por la fuerza. Se trata de una pauta cultural tan internalizada y como resultado se obtiene las violaciones de las mujeres, el sometimiento a servidumbre sexual y explotación de la fuerza de trabajo. Estos antecedentes conformaron una matriz racista y discriminadora que “naturalizó” estos delitos, de tal manera que no ha habido reacción judicial o institucional. Las niñas principalmente de las Comunidades del interior del país han sufrido y sufren violaciones por parte de criollos con cierto poder económico y social, con la excusa de que las eligen a modo de rito iniciático de la sexualidad generalmente disfrazado de costumbre cultural y por ende sin ser visto por las autoridades competentes, y quedando así no esclarecidas.

Para todas estas violaciones a los Derechos Humanos de las Niñas y Mujeres Indígenas las dificultades se centran en los distintos operadores jurídicos. Las fiscalías no inician las investigaciones por el delito de feminicidio, no siguen los protocolos de actuación que se establecen para estos casos de muertes violentas: no se recogen los indicios, las pruebas, no se hace una investigación eficiente, no se acude al lugar de los hechos en el momento. Por otro lado, la falta de personal judicial capacitado y sensibilizado, y la no inclusión de la perspectiva de género y cultural hacen que los casos permanezcan impunes.

*Publicado orginalmente para #TeleSISA, Argentina.

San Fabián: femicida de adulta mayor Raúl Blu Huepe, es condenado a 10 años por homicidio

La tarde de este viernes 22 de enero, el Tribunal Oral en lo Penal de Chillán, sentenció a 10 años de presidio al femicida Raúl Blu Huepe, quien la noche del 26 al 27 de abril del año 2019, le arrebató la vida a Ruth Silva Hassel de 67 años de edad, en la localidad de San Fabián de Alico.

El juicio a cargo de la fiscal Claudia Zárate Rojas, se desarrolló durante seis jornadas en la ciudad de Chillán, determinando como veredicto la condena de 10 años para el femicida Raúl Blu como autor del delito de homicidio.

Fotografía: @ Chillán Viejo Chile

El hecho ocurrió en el sector rural de Los Puquios, ubicado a 13 kilómetros de San Fabian de Alico en el hogar de la mujer adulta mayor, lugar en el cual la víctima y el femicida, quien era su cuñado, se encontraban compartiendo, previo al ataque de violencia machista.

Las evidencias recopiladas y los peritajes para el proceso determinaron la autoría de Blu, quien fue la última persona que estuvo con Rut Silva, a quien atacó con un objeto contundente, provocándole un traumatismo encéfalo craneano, que resultó posteriormente en la muerte de la mujer.

Durante los peritajes se logró establecer que una huella plantar encontrada en el lugar del suceso correspondía al calzado del femicida, de igual manera los restos de ADN encontrados en el sitio corresponden al condenado.

Cabe destacar nuevamente que la tipificación de homicidio, no considera motor de los hechos la violencia patriarcal como lo hace en la tipificación de femicidio, la cual sigue siendo tremendamente limitada e inalcanzable para miles de mujeres víctimas de la violencia patriarcal.-

Profesora con muerte cerebral tras ataque machista en San Felipe. PDI descarta intervención de terceros

Con muerte cerebral se encuentra la querida profesora Sandra Carolina Pizarro Jeria, quien fue encontrada inconsciente y con múltiples heridas en su departamento. El único imputado se encuentra sin medidas cautelares por falta de pruebas.

Por La Zarzamora


El día Viernes 12 de Noviembre 2020, al interior de su domicilio, en el condominio Aires del Valle fue encontrada Sandra, mujer de 45 años y madre de dos hijos. Luego de 3 días de desconexión por redes sociales y la nula respuesta a los llamados telefónicos.

La familia decidió visitarla y la encontraron tendida en el suelo inconsciente y con múltiples moretones de pies a cabeza. Tras ser internada de urgencia con lesiones graves y un coágulo en su vena Aorta fue diagnosticada con una parálisis cerebro vascular, conectada a respiración mecánica y sin respuestas a estímulos.

Mientras la Brigada de Homicidios de la PDI aseguró que no tienen pruebas de intervención de terceros. Familiares de Sandra acusan a expareja, Juan Carlos Calderón Muñoz, Alias el “Yuca”, quien había sido acusado de violencia intrafamiliar en tres oportunidades.

Familiares, docentes y compañeras Ni Una Menos-Valle del Aconcagua, han difundido con pesar estos trágicos sucesos y ayer 17 de Noviembre a partir de las 20:00 hrs. Se dieron cita en una masiva velatón en el frontis del hospital San Camilo para exigir Justicia para Sandra.

Fotografías Naike Rojas Altamirano.

Por su parte, el Colegio de profesores y profesoras de San Felipe, emitió un comunicado en Solidaridad con la docente, en el que denuncian las ineficientes medidas de prevención del Estado en casos de violencia intrafamiliar.

El comunicado del gremio pedagógico, junto con exigir a las autoridades correspondientes, el esclarecimiento de los hechos a la brevedad expresa además la urgencia de avanzar como país en un proyecto educativo donde no sean excluidos temas tan relevantes como la educación no sexista y la educación sexual integral.

Justicia para Julia. Femicidio, Violencia y Discriminación en Coyhaique

Por Círculo de mujeres, Puerto Ibañez, XI Región de Aysén.

El pasado 1 de octubre nos despertamos con la lamentable noticia del femicidio de una de nuestras compañeras.
Julia Aluen Mansilla Vargas, tenía 21 años de edad: fue violada y cruelmente asesinada por su primo Cristián Fabián Díaz Vargas, de 42 años. En su casa en la ciudad de Coyhaique.
La madre y el padre de Julia son sordos, lo que dificultó que las primeras diligencias del caso se realizaran eficazmente ya que, en el hospital regional, en el SML ni en el Tribunal de Justicia de Coyhaique se cuenta con intérpretes de lengua de señas para escuchar los testimonios de las víctimas, por lo que para la madre y el padre de julia fue casi imposible poder recibir información veraz sobre la investigación en el asesinato de su hija.
El lunes 5 de octubre el juzgado de garantía de Coyhaique decreto la prisión preventiva en la cárcel de Coyhaique por violación con femicidio y dio un plazo de Investigación de 6 meses.
Como es costumbre el abogado defensor dijo que el acto sexual había sido consensuado, que Julia habría ido voluntariamente a la casa del femicida a ingerir bebidas alcohólicas y que en su cuerpa no presentaba indicios de haber sido abusada.

Como mujeres organizadas y conscientes no podemos ni queremos seguir permitiendo que todo esto siga sucediendo, cada día nos violan, nos maltratan, nos abusan, nos acosan, nos matan. No le creemos ni le creeremos jamás a un sicópata femicida, quien luego de quitarte la vida con 72 puñaladas con una violencia desgarradora y habiendo señales de violencia sexual, apela falsamente a una relación sexual consentida.

No creemos en una defensa que históricamente ha encubierto, respaldado y normalizado la violencia hacia las mujeres, quienes ahora intentan defender a quien no tuvo reparos en masacrar a Julia.
Hoy día Vemos con indignación como nos siguen matando y abusando de nuestras cuerpas.
¿Cuantas más asesinaran para que el Estado Chileno legisle en favor de nosotras?
Solo nos tenemos las unas a las otras y de eso ya nos dimos cuenta hace rato, sabemos que, organizándonos, movilizándonos y visibilizando la violencia de género hemos conseguido objetivos, lentos, pero ahí vamos y gracias a esto no nos callaran más.
Hoy estamos aquí por todas y todes los que ya no están, gritando fuerte y claro #justicia para julia.

No hay defensa que legitime los actos de tu femicida que hicieron callar tu voz y apagar tus sueños:
Un homicidio simple no tendrá cabida en la nueva historia que estamos entre todes pintando de color morado, historia escrita con sangre con dolor y con Esperanza de que todo esto tiene que cambiar.

Seguiremos en pie en el nombre de todes les compañeres a quienes les callaron su voz.

¡Gritamos fuerte JUSTICIA PARA JULIA!!
¡SI HUBO FEMICIDIO!!
#JusticiaparaJulia

Karem Rojas a 3 años del femicidio de su hija Dorito:”No vamos a olvidar una fecha que marcó nuestras vidas”

Por La Zarzamora

Este 7 de septiembre se cumplen 3 años desde que el brutal femicidio de Isidora González (Dorito) a manos de Guillermo Atenas, en Melipilla. Un hecho que removió profundamente la vida de su madre Karem Rojas, así como la de su familia y amigas, una pérdida que dejó huellas y que cambiaría para siempre la forma de abordar la violencia patriarcal en el punk de la región $hilena.

Los comienzos de septiembre parecen dilucidar las tristezas que asoman estas fechas. Ya son 3 años en que como medio nos sumamos a los esfuerzos de su madre, hermana y amigas en búsqueda de justicia, una justicia que es concreta en nuestras mentes, pero no en las estructuras que controlan la sociedad que habitamos. Hace 3 años diferentes caminos se unieron por Dorito, para luchar contra el silencio y la impunidad de la violencia patriarcal, logrando que el femicida fuera condenado. Pero solo bastaron algunos días para que los ministros de la Corte Suprema: Carlos Guillermo Kunsemuller Loebenfelder, Manuel Antonio Valderrama Rebolledo y el abogado integrante Diego Antonio Munita Luco, fallaran desestimando el femicidio y calificando el hecho como homicidio simple, acogiendo los argumentos de la abogada defensora de Atenas, Maylene Muñoz.

Hoy en un contexto de control social absoluto, su madre Karem y su gran amiga la poeta “La Kapitana” nos comparten algo de lo que han sido estos años de lucha por justicia para dorito, posteriormente les invitamos a reflexionar sobre la importancia de identificar la violencia patriarcal, en esta ocasión nos enfocaremos principalmente en esta violencia ejercida por punks, en círculos/espacios punk, libertarios u okupas, temas que quisimos abordar con la ayuda de la baterista Diana No y la Colectiva Mujeres al Frente.

Karem Rojas, madre de Dorito, no le dará pié al olvido

“Son muchas las emociones que pasan por nuestro corazón , por nuestro cuerpo por nuestra mente”, con esta frase Karem Rojas comienza nuestra conversación a días de cumplirse un nuevo año sin su hija Isidora. El contexto actual no permitió generar manifestaciones como las que se han desarrollado en memoria de la Doro en Concepción los años anteriores. El distanciamiento social, la cuarentena total y el absoluto control social, repercuten en la forma de hacer presente a la joven y carismática punki penquista, pero no repercutirá en el fondo. “Nos vemos complicadas con hacer algo en esta cuarentena. Aun así, a pesar de toda la problemática existente vamos a activar por las redes. No vamos a olvidar una fecha que nos marcó nuestras vidas. Agradeciéndoles siempre a ustedes como La Zarzamora por recordar a la Isidora, por mantener viva su memoria”, explica más adelante Karem aludiendo al nuevo contexto .

Quisimos saber más sobre sus sentires durante este largo proceso, los aspectos que han marcado su vida como madre y de como lleva adelante su lucha contra la impunidad patriarcal:

¿Cúal es tu sentir ante la actuación de la justicia en el caso del femicidio de Dorito?

La sensación que yo me llevo es de una decepción muy grande, porque básicamente era la ilusión que teníamos, yo como mamá, Rayen como hermana, la familia, los amigos, de que por fin se había hecho algo de justicia. No podíamos traer de vuelta a la Isi, ya que eso era imposible, pero al menos teníamos la sensación de que se había hecho justicia. Le habían dado a este hombre la tipificación de femicida, le habían dado cadena perpetua calificada, lo que era un gran logro conseguido, gracias al trabajo previo de las marchas, de la activación, de las organizaciones en apoyo, no solamente en Concepción sino también en Santiago y en regiones.

Siento que se hizo un trabajo previo y por ese lado era un consuelo lo que se había logrado. Pero después, lo que pasa el 12 de diciembre de ese mismo año 2018, fue un balde de hielo. Que la Corte Suprema tome la causal de convivencia para hacer pasar de femicidio a homicidio simple, una cadena perpetua a un homicidio simple (15 años de cárcel)… yo por lo menos creo que no hubo justicia , que no se hizo justicia, porque este tipo está condenado por homicidio simple y todos sabemos que no fue un homicidio simple, los hechos están consumados, esto no corresponde.

¿Has identificado algún cambio en lo social, desde que sucedió el femicidio de Dorito hasta hoy?

Siento que si, yo veo dos visiones, una es con respecto a cómo yo miro la sociedad actual, la sociedad que yo estoy viendo ahora. Siento que hay mayor visibilización, mayor difusión, las personas se sienten un poco más empatizadas con la violencia hacia las mujeres, por ese lado yo creo que hay un cambio importante. Creo que como sociedad, hemos crecido algo, las personas se sienten más involucradas, hay una mayor visibilización de la violencia de género, en comparación con lo que era antes.

Cuando pasó lo de la Isi estaba esto recién comenzando, ahora no, osea es cosa de ver redes sociales, está lleno de funas, lo que pasa con las violaciones, yo creo que en ese aspecto como sociedad hemos crecido y eso es favorable. Ahora con respecto a la justicia yo creo que sigue igual, no hay cambios importantes, no hay cambios sustanciales, las penas siguen siendo bajas, hay un cuestionamiento hacia las víctimas y una protección a los violadores y femicidas, para mí la justicia sigue igual.

¿Cómo cambió tu vida luego de la pérdida de Isi?

Es un cambio de vida enorme, es imposible que la vida siga igual, es un cambio demasiado grande, imaginate la pérdida de una hija, eso ni en el peor sueño, es un dolor constante tienes que aprender a vivir con eso. Bueno hay momentos obviamente que son más sensibles que otros, pero eso es permanente, está, tienes que vivir con eso y aprender a vivir, a armarte para seguir, fortalecerte no sé cómo, hay que vivirlo nomás.

Sabemos que te has acercado al feminismo, háblanos sobre tu activismo feminista

Sobre el activismo político feminista yo pienso que se intenta activar a través del pensamiento, de las opiniones, de la vida, apoyando las luchas que hay, porque hay mucho porque luchar, demasiado, entonces una intenta activar políticamente desde esa mirada feminista, pero falta, falta mucho por hacer, así que a seguir trabajando por un cambio sustantivo en esta vida.

La Kapitana, una amistad que trasciende

Karina La Kapitana, es una poeta oriunda de Concepción, habitante de una de las poblaciones más emblemáticas de la rivera norte del Bío Bío la histórica Aurora de Chile. Su amistad con Dorito es de conocimiento público y esto queda evidenciado en cada presentación poética, performance o actividad en la que Kapitana participa, ya que nunca duda en hacerla presente mediante, poemas y fotografías.

“Yo a la Isi la recuerdo como una niña super alegre, una niña super inocente, que andaba explorando, conociendo el mundo. Era una niña a la que le gustaba el punk, le gustaba viajar, conocer mucha gente, era super sociable” nos cuenta Karina recordando a su amiga. “La Isi era menor que yo, entonces siempre fue la más chica, en ese tiempo que nos juntábamos con lxs pankis ella era como un bebé, era más inocente en hartos aspectos, una niña re bonita y super sociable, encantadora, tenia una voz dulce como de bebé, era muy tierna”

Cuando le preguntamos sobre sus recuerdos y vivencias junto a Isidora, la Kapitana comenzó a sacar de su memoria hermosos recuerdos que marcaron su vida: “Tengo recuerdos re bonitos de cuando yo llegue a Iquique y ella me recibió allá. Macheteábamos juntas, en ese tiempo estuvo trabajando en el Doggis y no le gustaba esa pega. Nos juntábamos después en la tarde a tomar chelas, a conversar. Ella me apañó en ese momento, un momento de inestabilidad emocional super fuerte que tuve, entonces era increíble que ella fuera tan chica y sin embargo me apaño. Me acuerdo que, estuvo cuando me compré mi pasaje para Bolivia, me apañó, me cuidó los bolsos mientras yo iba. Tengo recuerdos super lindos de ella, de su voz, de su dulzura

Dorito tenía una capacidad muy especial de llegar a las personas, su carisma y ternura son cualidades que siempre están presentes cuando le describen, cuando le pedimos una descripción de Dorito, la Kapi nos menciona: “Lo que puedo simplificar para describirla es que era una persona libre, yo creo que era una niña libre. Esa libertad que después de su muerte, de ese femicidio, como en cierta parte también se nos quito la libertad a nosotras, porque al ver que a tu amiga le hacen esto, a ti te pasa la cuenta, te da miedo cachai. Comienzas a sentir que una no está libre, sientes miedo de caminar, de viajar sola. Ella igual me había tirado pa arriba y me había acompañado cuando yo viaje sola, me decía que era bacán, me dio valentía y claro ese viaje lo hice incentivada por ella, así fuí a Bolivia solita”

Karina Kapitana fue una de las amigas que estuvo presente en el juicio realizado el 2018 en Melipilla, quisimos saber como había enfrentado el proceso y cual es su opinión ante la repudiable desestimación del femicidio por parte de la Corte Suprema, ante esto Kapi nos respondió: “Lo que yo creo de la justicia es que desde que encontraron el cuerpo de la Isi, nunca ni la policía se hizo cargo de eso. Creo que la investigación fue una pésima investigación y más hicieron sus amigas por la Isi que ellos, sus amigas la buscaron y finalmente dieron con el paradero del femicida, no fue la PDI sino que fueron los mismos amigos y amigas, entonces partiendo por eso, el trabajo de la pdi y de la policía fue super pobre, no existió por parte de ellos mayor interés. Nunca investigaron por ejemplo quienes estuvieron ese día en el lugar donde le sucedió eso a la Isi, donde vivía este tipo, nunca hicieron nada para saber quién más estaba, es imposible que nadie escuchara nada”

Con respecto al juicio mismo realizado en Melipilla, La Kapitana expresa: “Sobre la jueza encontré que su trabajo fue bueno, ya que ella en todo momento mostró una manera desagradable frente al tipo y a su relato y lo que la defensa del femicida entregaba como antecedente. Pero el hecho de que la Isi fuera punk, el hecho de que la Isi no provenga de una clase social alta, provocó que se enjuiciara más la manera de vivir de ella que juzgar al femicida, entonces estamos frente a una niña que es libre, que quiere viajar, pero se cuestiona todo el tiempo ese accionar, se cuestiona porqué andaba sola, porqué la Isi tomaba alcohol y eso no debería haber sido el problema, el enfoque se lo deberían haber dado al femicida. La justicia te muestra siempre a las víctimas como si fueran culpables de que las mataran, eso sentí”

Quisimos profundizar en su sentir ante el cambio de condena posterior al juicio de Melipilla, luego del fallo de la Corte Suprema, ante este hecho Karina Kapitana nos cuenta: “Finalmente se desestimó el femicidio y se dio por homicidio simple calificado, que es 15 años, una pena bajísima frente al horrendo crimen que hizo este weón. Los ministros de la Corte Suprema son hombres, decretados por el presidente, estamos hablando de personas que tienen un gran poder en Chile frente a la imagen de una niña que es la Isi. Ellos juzgaron la manera de vivir de la Isidora, más que el crimen en sí. La justicia no hizo su pega, ni la policía. El femicidio de la Isidora fue super noticioso, y con él nos dieron a entender que para la justicia, la vida de la Isi no vale nada, no vale nada para la policía, solo vale para la familia, solo vale para nosotras sus amigas, para sus amigos”

La única solución que nos queda es la justicia a mano, es decir la justicia tomarla por nosotras, porque no la hay. Imaginate, Guillermo Atenas cuando cumpla 5 años ya puede postular a beneficios, es una burla, es una burla! Imaginate alguien por robar un bien material, un auto, un banco, o quemar algo, son 20 años, 25 años, y por hacer algo tan cruel como lo que le hicieron a la Isi, solamente en 5 años el weón va a estar afuera. Entonces la justicia protege al femicida y no a nosotras, y en este caso la justicia no protegió a Isi, su caso no tuvo las penas que nosotras esperábamos, que era la cadena perpetua calificada, que la justicia ordinaria, si se la dió, pero la desestimó la Corte Suprema, y eso es lo grave del caso, que gente que está tan arriba pueda desestimar una crueldad tan grande como lo que le hicieron a la Isidora”

La Kapitana

Diana No: reflexiones ante un punk “conservado en mierda”

El caso de Dorito sirvió para visibilizar una constante dentro del punk, la violencia patriarcal, violencia a la cual nos hemos expuesto ya más de 4 generaciones de mujeres y disidencias punk en estos territorios. Violaciones, agresiones y abusos sexuales, son hechos que abundan en los espacios, donde se espera disfrutar de buena música y soltar bastante rabia que llevamos dentro con una buena licuadora. Pero lamentablemente la violencia patriarcal está ahí enraizada y ha dejado en evidencia el grotesco fascismo que llevan dentro tantos machos punk, que dicen querer y tener ansias de libertad, no sin antes oprimir y apropiarse del cuerpo de las mujeres y otras corporalidades que estén vulnerables por el exceso del alcohol.

Las tokatas al cuidado y control de verdaderas policías nazi con electroshock, machos jaleros, con familias y vidas basadas en el consumo, el dinero, el ego, la falopa, dejan muy en evidencia hacia donde llegó la adulación de los macho punk al “movimiento”, o al menos a la colectividad que disfrutaba de la música rebelde que buscaba la abolición del estado y las policías.

Para profundizar sobre esto quisimos hablar con Diana No, baterista y lesbiana feminista que ha luchado por visibilizar la violencia patriarcal que se vive tanto dentro del punk, como en la estructura social completa: “Isidora marca un antes y un después. Visibiliza lo más cruento de la miseria, la misoginia, la violencia encubierta en un circuito que por años se jactó de ser todo lo contrario, discursos vacíos, palabras muertas, sin acción que las sostenga, una rebeldía de cartón, sobrestimulada, pero acotada al tiempo libre… un hobby, una doble vida sin profundidad, una simple postal”.

Fotografía: Paula B

Diana ha seguido de cerca el caso de Dorito y también fue una de las presentes en el juicio que se realizó en Melipilla el año 2018. Cuando conversamos sobre los riesgos en los espacios punk, ella nos responde: “El PUNK de machos no es un lugar seguro para las mujeres ni para los cuerpos disidentes, es una propuesta estética sin profundidad, capsulada en un pasado quieto, conservado en mierda, llena de misoginia, machismo y heteronorma, se busca la homogenización de las luchas, siempre hacia un afuera, hacia una iglesia y su moral limítrofe en constante podredumbre, hacia un estado asesino que mata y viola igual que ellos, porque en lo privado se comportan como las basuras que critican, con malos tratos y abusos…Nos pegaron por sus complejos, nos violaron por sus impulsos, nos mataron por sus excesos, pero BASTA!

Con respecto a cómo el caso de Dorito ha puesto en la palestra la importancia de visibilizar, identificar y combatir el patriarcado en el punk, Diana reflexiona: “Es imposible no entrar en contradicción. Por un lado tenemos la necesidad de hacer memoria y mantener vivas a nuestras muertas, con nuestros gestos, nuestras prácticas, nuestras palabras, nuestras luchas, nuestro ruido. Y por otro la urgencia de visibilizar lo terrible de una muerte bestial y una justicia amparada en la impunidad, para así, justamente marcar precedentes que inciten a fijar limites que no existen, proponer un BASTA! fijar un punto final a la violencia desbordada de un patriarcado asesino”

Las potentes palabras de Diana, son el reflejo del sentimiento de muchas quienes han pasado por horribles experiencias solo por ser mujeres y disidencias que buscan disfrutar de la potencia del punk, que decidieron que como toda persona, nosotras y nosotres, también podíamos beber disfrutando de una buena tokata. Diana continúa luego: “Isidora nos enrostró que la intimidad es un espacio que nos vulnera y que históricamente han administrado ellos en nuestro desmedro, con total impunidad. Nos enrostró que el macho no se exime por sus discursos sostenidos en la idea sin praxis. Develo a los machos que en la intimidad sacan su miseria que esconden entre líneas, moicas y chapitas…y también su dolorosa pérdida, nos convidó a reflexionar y levantar estrategias de autocuidado, alianzas y apañes”

Este 7 de septiembre, se cumplen 3 años del brutal Femicidio de Isidora, una joven y rebelde golondrina, buena pal ruido y el mosh, buena pal acople y esa respuesta rabiosa del punk…a 3 años de la muerte de la Dorito, como le decían sus amiguis, yo la recuerdo y la vuelvo ruido para otras golondrinas, para que ni un macho de mierda intente cortarnos las alitas, para que nunca mas nos intenten boicotear el vuelo. A 3 años de su triste partida, nos convoca hacer memoria, porque la única muerte es el olvido. Así que hoy y todos los días, los ruido son para ti! Vuela alto Golondrina!

Diana No

Las repercusiones del caso de Dorito en el punk del territorio

Luego de la constancia e insistencia en las movilizaciones desarrolladas por la familia y amistades de Dorito, el caso comenzó a tener gran repercusión mediática, la noticia también llegó a los círculos punk, en donde compañeras que aún resisten ahí, decidieron que era momento de hablar de lo que hemos silenciado y/o normalizado por años.

Es así como en el año 2018, nace en Santiago el colectivo feminista hardcore punk Mujeres Al Frente, quienes inspiradas en el caso de Dorito, comienzan a generar instancias de música y discusión política, para tratar la violencia patriarcal dentro de la escena. Quisimos saber más de ellas, así que nos comunicamos con Camila quien nos contó mas sobre la colectiva de la cual es parte: “Nosotras alzamos la voz para que ninguna injusticia, abuso o muerte quede impune, estamos en contra de la violencia patriarcal y trabajamos para que en espacios de la escena hardcore punk, haya una abolición de conductas machistas”

Camila nos comentó también sobre los objetivos que se han planteado como Mujeres al frente, así como de las instancias que generan para hacer estos posibles: “Nuestro colectivo nace con la idea de que mujeres y disidencias puedan participar en tokatas y conciertos de forma segura, tanto como público o al ser parte de una banda como música, sonidista o parte de las organizaciones de estas, abriendo paso a conversatorios y tokatas con participación de músicas de la escena y la asistencia PARTICIPATIVA de compañeras de manera segura”

Camila nos cuenta que el caso de Dorito marcó una urgencia en cuanto a tratar el problema de la violencia patriarcal en los espacios del hardcore-punk y enfrentarlo con fuerza de una vez: “Sin duda el caso de la Dorito ha sido un quiebre en el quehacer de como confrontar este tipo de situaciones, alzar la voz por las que ya no están infatigablemente, y luchar por las que siguen… nos duele ahora y nos va a doler por siempre”.-



JUSTICIA POPULAR FEMINISTA… PRISIÓN PREVENTIVA PARA MARTÍN PRADENAS

A las 13:15 hrs del día viernes 24 de julio, la Corte de Apelaciones de Temuco a través del Ministro Alejandro Vera, revocó la medida cautela de arresto domiciliario total a prisión preventiva, que había sido decretada para Martín Pradenas.

Por ser un peligro para la sociedad y para la investigación, hoy se da por revocada la medida cautelar la cual fue emitida el día miércoles 22 del mismo mes por el magistrado Federico Guitiérrez, medida que sólo desencadenó la rabia organizada desde distintos territorios.

Este sentimiento de rabia generalizada, que despertó una reacción organizada nacional e internacional inmediata, responde a la urgente necesidad de cambio e igualdad incorporando al feminismo, que mujeres y disidencias, mediante la entrega cotidiana de acción de lucha, han logrado canalizar estratégicamente, levantando reacciones de solidaridad ante esta justicia patriarcal, que nos hace sentir discriminadas y abusadaes, en lo laboral, psicológico, físico, económico y en tantos otros aspectos.


La cultura de la violación es normalizada, aceptada y encubierta por el machismo y este sistema que lo sustenta. Hoy escuchamos frases para el bronce, transfiriendo la responsabilidad del delito de abuso y violación hacia las mujeres por “colocarnos en una situación de riesgo” y desde ahí nos preguntamos ¿el alcohol y un hombre juntos constituye una situación de riesgo? es decir ¿como mujeres, no podemos estar cerca de un hombre que esté consumiendo alcohol porque eso es riesgoso para la integridad de las mujeres y disidencias? Comprendemos que en este régimen patriarcal, lamentablemente, sólo estamos seguras entre nosotras mismas, beber, drogarse, vestir como se desee, entre otras, jamás debería ser considerado una exposición al riesgo, y en ese camino es donde se debe modificar, sancionar, interpelar y erradicar toda conducta que permita un abuso de poder o de autoridad sobre nuestros pensamientos y nuestras cuerpas.

La capacidad de reacción fundada en un cúmulo de injusticias avaladas por el sistema judicial y custodiada por el sistema policial, no es casual hoy en día, ya se vio alimentada con casos como el de Yinni Sandoval, Fernanda Maciel, las 14 mujeres adolescentes de Alto Hospicio, las ñañas hostaliceras, Fabiola Antiqueo, Fabiola Campillay, Nabila Rifo, quienes se ven revictimizadas, ellas y/o sus familias, al necesariamente exponerse para obtener justicia

Lo inmediato, es que la prisión preventiva decretada para Martín Pradenas, podría generar un descanso para todaes aquellaes compañeras vulneradas, abusadas y violadas por machos, pero este hecho está lejos de ser considerado un triunfo, si no, un aliento en la lucha y por sobre todo un aliento para seguir en el feminismo y desde allí exigir la justicia social, que fue el principal factor influyente en la decisión tomada por por el tribunal oral en lo penal.

Caso Yiny Sandoval: Femicida Claudio Tolosa declarado culpable de homicidio simple e incendio con resultado de muerte

Esta mañana en el Tribunal Oral en lo Penal de Temuco, el femicida de Yiny Sandoval e infanticida de sus 3 hijos, fue declarado culpable bajo los cargos de homicidio simple e incendio con resultado de muerte.

Luego de más de 3 años de la incansable lucha de Alda Reyes (madre de Yiny) y dos meses de juicio, el Tribunal de Temuco calificó como culpable al femicida Claudio Tolosa, quién el año 2016 asesinó a Yiny Sandoval en su casa de la población San Antonio, para luego prenderle fuego al la vivienda donde también se encontraban durmiendo Daniel, Valentín e Ignacio, quienes perdieron la vida a causa del incendio.

Fotografía: facebook Justicia para Florencia

Las profundas inconsistencias en el relato, asi como los datos de geolocalización del celular del femicida, dejaron en evidencia lo que la familia y las organizaciones feministas han denunciado durante este largo proceso, Tolosa era culpable de las 4 muertes.

Sin embargo, nuevamente la justicia chilena, bajo conservadores y deficientes parámetros, no calificó el hecho como Femicidio, confrontándonos otra vez a los criterios de jueces y equipos legales que se alejan bastante de las exigencias y necesidades de millones de mujeres que exigen justicia y el fin de la violencia patriarcal.

Fotografía: facebook Justicia para Florencia

La lectura de la sentencia que condenará al femicida CLAUDIO TOLOSA quedó fijada para el próximo 29 de Febrero, a las 11:30 hrs. quien se encuentra arriesgando una condena de presidio perpetuo calificado.

A la salida del Tribunal Alda Reyes manifestó sus emociones y agradecimiento a quienes han acompañado su lucha:

Esta lucha de tres años yo no la he dado sola, esta lucha ha sido junto a los abogados Alejandro Guzmán a Felipe Romero y su equipo…También agradecer a la red de apoyo que se formó, de mujeres quienes han estado desde el principio en las marchas, en velatones, en llegar a esta justicia. Agradecer porque yo nunca estuve sola. Agradecer a Niuna Menos Chile, a la Red Chilena contra la violencia hacia la Mujer, a la Coordinadora 19 de Diciembre, a la Coordinadora 8 M, A las mujeres del Gulumapu de Temuco…. a la señora Andrea Parra, que me ha ayudado en esta lucha.

Acá les dejamos el registro de La Zarzamora a las afueras del Tribunal.

Reportaje: EL FEMICIDIO DE ISIDORA GONZALEZ ROJAS. UN LARGO CAMINO CONTRA LA IMPUNIDAD [Actualizado]

Por Ñarki Kurru

El Jueves 4 de Octubre del 2018, el territorio del Bío Bío se sorprendía con una noticia inusual: por primera vez un FEMICIDA: Guillermo Atenas Cornejo, juzgado bajo las concepciones y paradigmas de la justicia patriarcal, era sentenciado a cadena perpetua calificada, por el crimen misógino de Isidora Gonzalez Rojas, a quien sus cercanos llamaban Dorito.

Sin embargo, la estructura patriarcal no soportaría tal insusual ética en la justicia y revertiría la condena en el mes de Diciembre, luego de que la defensa del femicida en cabezada por la abogada Maylene Muñoz presentara un recurso de nulidad acogido por la Corte Suprema, lo que dió como resultado que Atenas quedara finalmente condenado por HOMICIDIO SIMPLE.

Foto: Justicia para Dorito

El siguiente reportaje, publicado en su versión original en Periódica La Espora n°1, describe el largo camino que vivió la familia, su madre, su hermana, las amistades y entorno cercano de Isidora, en la búsqueda de justicia.

Cómo fueron los hechos, las características del caso y como este refleja la realidad de un sistema de dominación, que afecta no sólo a las mujeres heterosexuales, sino también a lesbianas, trans, travestis, intersex, no binaries y a todos los seres vivos que habitamos el planeta.

LA DESAPARICIÓN DE DORITO

Dorito tenía 23 años de edad. Hace algunos años atrás había conocido el punk y las canciones de Eskorbuto, acompañaron parte de ese trayecto, en el cual conoció a una gran cantidad de personas, con quienes compartió tokatas y “carretes”, principalmente en el puerto de Talcahuano. Ahí en los cerros del puerto, vivió festejos, alegrias, amores, tristezas y violencias.

Aquel año (2017), emprendió viaje hacia el norte, donde recorrió algunas ciudades, para luego a mediados del mismo año, volver camino hacia el sur. En este regreso, es cuando Isidora se detiene en Melipilla, lugar donde se acenta el último tiempo.

Dorito mantenía comunicación constante con sus amigas y principalmente con su hermana menor, con quien hablaba varias veces durante la semana, compartiéndole novedades de su viaje, vivencias y también sus relaciones. De este modo logran enterarse que la joven había conocido a un hombre llamado “Atenas”, con el cual había comenzado a generar un vínculo de “dependencia afectiva” el último tiempo ( aproximadamente 3 semanas).

El 28 de Julio del mismo año, comienza la preocupación en su familia, a partir de una publicación que Isidora realiza en su facebook personal, en la cual denuncia haber sufrido agresiones físicas, por parte de “Atenas”. Luego de este hecho, la situación empeoraría hasta llegar a niveles de violencia inimaginables.

La comunicación cesó definitivamente, y la desesperación de no saber su paradero, provoca que la familia interponga una denuncia por presunta desgracia en Concepción, a partir de ese momento se inicia su búsqueda.

No obstante, la investigación más exhaustiva, es realizada por sus mejores amigas y hermana, quienes comienzan a contactarse por medio de las redes sociales, con diferentes personas que compartían con Dorito en Melipilla, logrando ir encajando lentamente las piezas de un puzzle, que aún no se logra armar completamente.

El día 7 de Septiembre, aparece en algunos medios de comunicación, la terrible noticia del hallazgo de un cuerpo de mujer a orillas de un canal, en el fundo Camarena de Melipilla. El cuerpo se encontraba con un alto grado de descomposición y fragmentado, por lo cual las policias publican la fotografía de un tatuaje de golondrina (que aún se preservaba intacto en uno de sus brazos) para facilitar su identificación.

Al leer y compartir dicha publicación, quienes conocían a Isidora, identificaron el tatuaje… se trataba de Dorito y para la familia solo faltaba comprobarlo por medio de los exámenes de ADN.

Ese mismo día, sus amigas organizan la primera velatón por Dorito, en Plaza Perú de Concepción, lugar que frecuentaba “Isi”.

Finalmente, luego de aproximadamente diez dias de tramitaciones, el 16 de Septiembre, el cuerpo de Isidora llega a Concepción, en donde su familia realiza un íntimo velorio, para luego el día siguiente, despedirla junto a sus amistades en el Parque del Recuerdo de San Pedro de la Paz.

LA BÚSQUEDA DE ATENAS

En medio de la conmoción por la noticia y de los dolorosos trámites, las amigas de Dorito comenzaron una improvisada “campaña” para dar con el paradero del primer sospechoso, su pareja y agresor, Guillermo Atenas. Es así como se comienza a difundir por facebook la fotografía del principal sospechoso, con la intención de encontrarlo.

Poco a poco comienzan a aparecer diferentes datos, hasta que un anónimo denuncia que Atenas habría viajado en dirección a Angol, en el mismo bus que él.

Ese mismo día, Atenas fue detenido, según medios que cubrieron la noticia, en “casa de unos conocidos”, donde llegó huyendo del cerco policial. Durante la detención, se corroboró que este también mantenía antecedentes por robo con intimidación, hurto y lesiones, lo cual agilizó los trámites de traslado a la Región Metropolitana, hasta su próxima formalización.

LA BÚSQUEDA DE JUSTICIA

La espera por obtener respuestas, fue larga y dolorosa. No había mayor información sobre lo sucedido. Los meses pasaban y se hacía imperante mantener presente el caso, para evitar que pasara al olvido, como muchos otros femicidios. Es así, como comiezan a desarrollarse en Concepción una serie de actividades de denuncia y memoria, entre el 2017 y 2018, primeramente por su entorno cercano, para luego ir abarcando cada vez mas apoyo de colectivas feministas y lesbofeministas, que fueron sumando acciones para solidarizar con su madre y familia.

Manifestación por Dorito

El caso también había remecido a nuestras compañeras feministas de Melipilla, quienes ante la aproximación del juicio, realizaron una serie de actividades de visibilización del caso, noticias que llegaban por medio de la página Justicia para Dorito, que se dedicaba a difundir las diferentes actividades que se generaban en su memoria.

De esta manera, se logra organizar en conjunto una jornada de agitación con 4 días de duración, entre las colectivas Violeta fem, 13 Rosas, Colectiva Helena (Melipilla) y colectiva La Zarzamora (Concepción). En esta jornada, que se realizó paralelamente al juicio, se hicieron presentes también las amistades y familia de Dorito.

Cada día comenzaba con volanteos y agitación a las afueras del Tribunal Oral en lo Penal de Melipilla, para culminar con la realización de murales, propaganda, lecturas poéticas, ferias de difusión feminista e intervenciones entre otras actividades, que sin duda dejaron huellas en aquella ciudad.

En este juicio, la familia y el equipo de querellantes, se la jugarían por entero para lograr un fallo coherente con el terrible hecho, teniendo en cuenta la parcialidad de la justicia en casos como el de Nabila Riffo, donde quedó en evidencia que las vulneraciones hacia las mujeres, por más violentas que sean, no son graves para un sistema judicial creado por hombres.

EL JUICIO

El Lunes 20 de Septiembre, en el Tribunal Oral de lo Penal Melipilla, comienza el primer día de juicio, que parte con la declaración de la comisaria que detuvo a Atenas en Angol, quién afirmó que este había confesado la autoría del crimen, durante el trayecto de la ciudad sureña a Melipilla. Desde este minuto, los fuertes detalles comienzan a aparecer consecutivamente.

Esta afirmación en conjunto con las revelaciones de otros testigos y peritos, fueron lentamente dilucidando el hecho. Recordemos que esta confesión era la única hasta el momento, ya que luego de su control de detención Guillermo Atenas se niega rotundamente a dar declaraciones.

Foto: Justicia para Dorito

LOS HECHOS

Guillermo Atenas Cornejo, un solitario adicto a la pasta base, había conocido a Dorito en las calles de Melipilla. Rápidamente comenzaron una violenta relación que llevó a Isidora a convivir con el agresor en una pieza que se encontraba cerca del centro de Melipilla, pieza que era arrendada por la madre de Atenas, quien le aseguraba la existencia a un hombre adulto de 33 años.

Según datos recopilados en conversaciones aledañas al juicio, el femicida mantenía a Isidora en un “estado represivo”, en el cual este determinaba sus tiempos y relaciones de amistad.

Es así como un día indeterminado, por causas que aun desconocemos, Atenas comienzó a golpearla, la Doro hizo lo que pudo con una pequeña manopla, que había comprado para su autodefensa.

No conforme con golpearla brutalmente, Atenas la hiere con un cuchillo, primero en su pecho, y luego continúa con su cuello y el costado de uno de sus pechos, para posteriormente dejárla abandonada sin vida en la pieza que compartían.

Días después (indeterminados) vuelve al lugar del femicidio. Con una sierra secciona la vida, la memoria la existencia, luego la encierra en bolsas, la introduce en la maleta negra, que alejaria las evidencias, el canal haría lo suyo. La lanzó desde el puente…

Las declaraciones se escuchaban con dolor y rabia al otro lado del vidrio que protegia al criminal, quien con indiferencia, escuchaba con total tranquilidad la descripción de sus propias y terribles acciones, relatos que no cabían en nuestras cabezas, pero que para el parecían una historia normalizada y conocida.

Foto: Ojos sin Párpados

LA FRAGMENTACIÓN: Una estrategia patriarcal y especista de aniquilación

Durante el desarrollo del juicio, fuímos conociendo quien era Guillermo Atenas. Nos enteramos entonces de que su último trabajo fue en Ariztía, conocida marca avícola de la industria cárnica, en la cual diariamente son torturadas, mutiladas, electrocutadas y asesinadas millones de aves, siendo una de las empresas más reconocidas, en cuanto al nivel de brutalidad y violencia hacia lxs animales.

Posteriormente, el Psiquiatra del SML Rodrigo Dresdner, quien había tratado a Atenas durante la prisión preventiva, relata sórdidas confesiones de Guillermo Atenas, revelando que este disfrutaba torturando y asesinando animales en un conocido cerro de Melipilla, acción que repitió desde que era estudiante.

Así se dejaba entrever otra característica del caso: LO QUE LE SUCEDIÓ A DORITO, FUÉ RESULTADO DE UN ENTRENAMIENTO CONSTANTE CON EL SUFRIMIENTO DE INNUMERABLES ANIMALES, que padecieron masacrados por el femicida con anterioridad. Efectivamente, Atenas había aprendido lo que hizo a Dorito, haciéndolo antes con animales.

La escritora feminista y defensora de los animales Carol J. Adams, en su libro “La Politica Sexual de la Carne”, nos habla de las opresiones interconectadas entre mujeres y animales. De esta manera sostiene que:

Maltratadores, violadores, asesinos en serie y abusadores sexuales de niños, han victimizado a animales”

Carol J. Adams

La autora establece una relación histórica en la dominación del hombre hacia mujeres y animales, compuesta de tres conceptos fundamentales: OBJETIFICACIÓN, FRAGMENTACIÓN Y CONSUMO.

Carol J. Adams

La primera permite que un opresor vea a otro ser como un objeto, la segunda es el “brutal descuartizamiento” del cuerpo de un ser vivo objetificado y por último el consumo, que es “la aniquilacion de la voluntad, de la identidad separada… A través de la fragmentación, el objeto es separado de su sentido ontológico, y finalmente consumido”

De esta forma, cuando el cuerpo es fragmentado, se busca eliminar la existencia y evidencias de lo que fue. Nos encontramos entonces con un hecho reiterado, consumado en su mayoria por hombres, y con una misma finalidad: la aniquilación.

LA VIOLENCIA EN EL PUNK

El caso de Dorito, nos ha llevado a diferentes cuestionamientos, uno de ellos, es la misoginia existente dentro del punk. Ya son decenas de años desde que la movida punk se instauró como expresión de rebeldia social en estas tierras, siendo muchas mujeres participes de bandas musicales, organizaciones de espacios y de tokatas.

Sin embargo la monopolización del machismo en la “escena”, se ha manifestado desde letras de algunos grupos, hasta la concreción de millones de abusos sexuales y agresiones silenciadas en una red de amiguismos proteccionistas.

En enero de este año (2018) Diana No, baterista y fundadora de la banda punk “Ellas No”, realiza una denuncia pública en la cual describe los abusos de caracter sexual y psicológico que vivó de parte de su compañero de banda en “Por mi Culpa”.

En una entrevista para el Observatorio de Género y Equidad, Diana relata:

En un principio lo normalizaba, pero él se aprovechó de la confianza que le tenía. El abuso sexual durante 10 años no tiene nada que ver con una violación amordazada, son otras lógicas pero el desenlace es el mismo: la dominación. Era mi enemigo pero le resté importancia, porque me costaba ver el abuso y solo veía a una persona deficiente”

Diana No

Cuando identificamos estas violencias, sentimos la necesidad de no callar, de advertir a las jóvenes que están entrando en la movida punk, que este espacio por mas antiautoritario que se autodefina, no responde a lógicas horizontales, perpetrándose en el y bajo el reguardo colectivo, violaciones, agresiones y vulneraciones de todo tipo hacia mujeres y otras corporalidades, que no encajan en la pose “machocore” de los hombres heteropunk.

El Punk surge producto de una opresión social y promueve las relaciones sociales, colectivas y humanas, oprimir a otro en este contexto es brutal. A fin de cuentas, el hombre Punk tampoco se cuestiona sus privilegios y se comporta con las mismas lógicas patriarcales de cualquier otro porque tiene poder”

Diana No

Sin duda, hay mucho más que reflexionar entorno al tema, y tenemos que hacerle frente a esta realidad, lo cual nos lleva a pensar en que la trasecendencia de Dorito, la joven punk de voz dulce y amante de los animales, se vislumbra en el lograr destruir la naturalización de estas prácticas, evitando que otras pasen por estas situaciones, denunciándolas, combatiéndolas, tomándonos el protagonismo, generando espacios punk separatistas y seguros, para llegar a compartir juntas en un pogo libre de machos punks y misoginia.-