El femicidio de Ariana y su hijo Orión: El patriarcado no es una enfermedad

El próximo 2 de febrero se desarrollará el juicio contra Angelo Vargas, femicida de la agricultora y emprendedora  de 39 años Ariana Bravo Aracena y su pequeño hijo Orión, de 4 años  de edad. El cobarde ataque ocurrido el 9 de enero del 2021,  en Sibaya Comuna de Huara, está proclive a quedar en la total impunidad debido a que la defensa del femicida alega que este «no estaba en sus cabales» aludiendo a una supuesta enfermedad mental.

El patriarcado y su violencia estructural no son una enfermedad, ni las enfermedades pueden ser utilizadas para lograr la impunidad de un hijo sano del patriarcado. A continuación compartimos la historia de Ariana publicada el 2021 por Medio Libre La Zarzamora, como manera de visibilizar este femicidio e impedir que la muerte de Ariana y la de Orión queden en la impunidad legal.

Ariana y Orión: la luchas contra la impunidad de los hijos sanos del patriarcado

El 09 de Enero del 2021 comenzamos una vez más como cada año, la cuenta amarga de los femicidios. Esta vez Ariana de 39 años, mujer indígena oriunda de Illapel, perdió la vida en manos de su pareja y padre de sus dos hijes. Orión con tan sólo cuatro años de vida sobre esta tierra, inició su viaje de vuelta a las estrellas que tan nítidas se observan desde el desierto grande que lo vio crecer.

Ariana y su pequeño Orión fueron asesinados por Ángelo Vargas, quién hoy se encuentra internado en una unidad psiquiátrica, amparado una supuesta enajenación mental que se presume lo llevó a cometer los crímenes.

Desde La Zarzamora conversamos con Jazmín quien ha asumido hoy la vocería del camino en búsqueda de justicia para su  hermana y sobrinito.

Jazmín con un tono tan sereno como certero, nos cuenta que el proceso jurídico fue suspendido tras la apelación de la defensa a un informe psiquiátrico del único imputado y fiscalía la que entonces procedió a realizar este informe sin plazo estipulado.

La defensa de Ángelo Vargas, alegó que su representado no estaba en sus cabales al momento de cometer el crimen” ya que, según dijeron, “padecía problemas mentales que lo harían inimputable ante la ley” de acuerdo al relato de Vargas, los delitos fueron cometidos por un supuesto llamado del diablo.

“Todos los días hablo con las abogadas,  y nos dicen que este proceso puede demorar seis meses, ocho meses hasta un año” Asegura con preocupación Jazmín.

Según informan otros abogados: “si surge un informe psicológico, un discurso del imputado, o testimonios de testigos que refieran que puede haber alguna condición mental trastocada, el Código Procesal Penal establece que se puede suspender el procedimiento por una eventual enajenación mental

En este caso, el riesgo de que el feminicidio de Ariana y parricidio de Orión queden en la  impunidad es inminente, ya que la enajenación mental en una fase avanzada correspondería, por ejemplo, a la suspensión de la prisión preventiva.  

Por otra parte, aun cuando los informes arrojasen una patología que ha privado sólo temporalmente al sujeto, aplicaría la inimputabilidad disminuida como atenuante de las penas.

En el proceso querellante además del Ministerio Público y Sernameg,se involucraron representantes de la Defensoría de la Niñez dado que al momento de su huida el asesino, golpeó dejando con heridas graves a otro menor de dos años. Sumado a una querella por porte ilegal de armas, son cinco delitos en total por los que el imputado debería responder ante la ley.

Tras todo este horror, Jazmín y su familia se han levantado con fuerza para sostener la lucha contra la impunidad legal, para que se haga justicia.

“Estamos en una montaña rusa de emociones, como familia nos aferramos a esta lucha como una forma de seguir para delante. Es duro todos los días complicado llevar esto, como familia, vernos  cómo estamos, un día es uno, y así nos estamos apoyando día a día, otro día, vernos en las crisis de angustia,  ver como aun no asimilamos ni aceptamos esto, en eso estamos. Si  bien soy la cara visible, pero es la postura de todos mis hermanos, nosotros que éramos seis y  hoy somos cinco, de uno u otro modo todos tienen un rol específico. Mi Hermana está cargo de mi sobrinita y cada uno va cumpliendo diferentes roles, en esta lucha que estamos dando, dándole sentido, un poco de sentido a toda esta tragedia que estamos pasando. ”

Jazmín Bravo, hermana de Ariana.

La muerte de Ariana y Orión golpeó fuertemente no sólo a las comunidades de Sibaya y Huara donde ocurrió el crimen, compañeras feministas de Arica e Iquique atendieron prontamente a la alerta morada y más al sur en las tierras donde creció Ariana asumieron esta causa con alto compromiso.

Resspecto a cómo ha sido el apoyo de los grupos feministas y las redes de mujeres de la comuna, Jazmín nos cuenta:

«A días de enterarnos de lo que sucedió comenzamos a visibilizar la tragedia, empezamos a apoyarnos con organizaciones de illapel, con esas chicas empezamos a generar contactos, las primeras intervenciones,  se hizo una velatón, luego se hizo una marcha provincial, vecinos y vecinas se adhirieron desde sus casas, mandaron mensajes y el 9 de febrero a un mes de la tragedia, salieron a la calle niños y  mujeres, a dar información y para tomar conocimiento de sus derechos, para  no normalizar la violencia… En general ha habido mucho apoyo en la comuna, porque es un hecho  impactante, para nuestra comuna e impactante para el pueblo»

Desde las instituciones ha sido distinto,  “el protocolo es demoroso, por ejemplo recién esta semana han venido psicólogos por gestiones de la comuna a través de OPD  y municipio a realizar intervenciones con mi madre y mi sobrina, pero ha sido una gestión local. La causa se deriva de un lado a otro y ha sido engorroso. Una tiene que estar apurando para que todo se agilice un poco, una tiene que pasar malos ratos, casi suplicar, que nos acompañen y que nos apoyen.” Señala Jazmín dejando en evidencia una vez más los desafíos que tenemos como sociedad para enfrentar y acompañar a las víctimas y sobrevivientes de la pandemia machista, que día tras día cobra nuevas vidas.

“Estar en esta vereda es difícil, son todas las cosas que vienen,  que pasan, todos los procesos día a día, son una y otra cosa, casos judiciales, audiencias, temas legales y todo lo que vienen detrás de esto, es darte cuenta de esta manera como son las cosas. Como no funciona la justicia, las políticas, las leyes, sentirte vulnerada, eso da tanta impotencia, rabia y decepción” asegura valiente Jazmín.

Ariana, mujer, madre, agricultora, se esforzaba por entregar a sus hijos una vida diferente. En octubre de 2019 había sido reconocida como “Mujer Rural Joven Líder” en el marco del XII Aniversario del Día Internacional de la Mujer Rural.

“Somos familia de origen indígena, ella pudo postular a varios proyectos, se le abrieron muchas puertas gracias a eso, empezó a proyectarse y muchos más que ella estaba postulando y que ya estaban empezando a ejecutar, nunca se quedó de brazos cruzados. Ariana era muy espiritual, muy de la naturaleza, se fue al norte a darles calidad de vida a sus niños. Era una mujer muy querida.”

La semilla de Ariana, su luz y su newen viven hoy en su hija y en todas las y les que la recordamos exigiendo Justicia para ella y para Orión. Por todas las mujeres y por todos los niños y niñas víctimas y sobrevivientes de los hijos sanos del patriarcado seguimos en pie.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s